¿Y la ciudad accesible?

El ex dirigente barrial Roberto Quintas quiso estar presente ayer en el recorrido de las obras que se desarrollan en Ciudadela.
Afectado por un problema de salud, Quintas se moviliza en una silla de ruedas y debe desplazarse por las calles de su barrio a través de la cinta asfáltica porque las veredas no tienen rampas.
Ese problema se repite en distintos puntos de Comodoro Rivadavia, pese a que en la construcción de los cordones cunetas debería ser una norma dejar el espacio necesario para una rampa.
Quintas se quedó con ganas de hacer la recorrida de ayer, pero el riesgo mayor es que miraba el movimiento de los funcionarios desde la ochava de la calle mientras los autos doblaban.
Una vez más, queda en evidencia que en la planificación de obras públicas pocas veces se piensa en aquellos que tienen una discapacidad física.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico