YPF cierra la primera fase de tareas en el pozo experimental de El Trébol

“La idea es no perder el turno del equipo y poder hacer un traslado armónico al segundo pozo que es La Greta, en cercanías de Río Mayo”, dijo Oscar Cretini, director de YPF para Chubut. Respecto de los proyectos marítimos en Restinga Alí, explicó que buscarán acceder a mayor conocimiento en la zona costera.

Esta semana finalizaría la primera fase del pozo exploratorio no convencional en El Trébol, en el que avanza la operadora YPF.
Oscar Cretini, director de YPF para Chubut, indicó que en estos momentos están llegando a los 3.800 metros de profundidad con el objetivo de llegar a la formación D-129 y conocer si ahí hay estructuras de shale gas y shale oil.
“La idea es no perder el turno del equipo y poder hacer un traslado armónico al segundo pozo que es La Greta, en cercanías de Río Mayo”, dijo Cretini ayer en contacto con Radio del Mar. Dijo que luego se resolverá la fractura, que “forma parte de la programación por la disponibilidad del equipo”.
En tanto que en la zona de Restinga Alí hay interés de YPF para que sea explorada un poco más en lo que se llama offshore cercano e incluye la recuperación de pozos que quedaron fuera de producción. En un encuentro de geólogos, un directivo de YPF señaló que en esa zona quieren perforar un pozo de exploración en el mar.
“Restinga Alí significó una de las áreas de interés para YPF para ser explorada en lo que se llama ‘offshore cercano’, que incluye pozos que quedaron fuera de producción. Ya se hicieron algunas reparaciones satisfactorias”, expresó Cretini. Indicó que pese a su madurez, puede generarse para esa zona un esquema lógico de producción futura.
“Restinga Alí forma parte de esos núcleos que han sido analizados por la petrolera. Va en consecuencia con el acceso a un mayor conocimiento de una franja costera de varios kilómetros que tiene un ancho de 8.000 metros donde hay algunos huecos faltos de información”, indicó.
Aclaró que empezarán con algunos análisis de sísmica y luego habrá otras actividades complementarias a fin de comprender la potencialidad de la zona. Luego de todo eso, y de contar con las autorizaciones respectivas, la petrolera analizaría la perforación de un pozo.
“En los primeros 2.000 metros de la costa a mar adentro existen vacíos de información que requieren sísmica y en eso es lo que se está acelerando, y determinar algunos target que sean interesantes para una posterior perforación. Son áreas muy influenciadas con la acción de la intercalación de las mareas”, describió.
“Y esto no es menor, porque es volver a apostar a un área que si bien en algún momento pudo ser productiva, ahora se estaría realizando a niveles de mayor profundidad”, sostuvo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico