Conocé todos los cambios de Gabinete nacional
La reducción ministerios de la Nación dejó ganadores y perdedores. Por obviedad, los ministros que seguirán en su cargos son netos triunfadores del feroz "recorte" de carteras que ordenó el presidente Mauricio Macri para cumplir con las metas de déficit cero que le impuso el FMI. Conocé todos los cambios.

El primer gran perdedor fue de los cambios de Gabinete nacional es Marcos Peña. Con una imagen "licuada" por la disparada del dólar y la exigencia de una oxigenación política del gabinete, el jefe de los ministros sigue en funciones pendiente de un hilo. Su eyección para "dar aire" a los mercados, de los que exigieron una respuesta "política" a la falta de divisas y credibilidad, quedó virtualmente suspendida, pero latente informó Ambito.com.

Es más, Macri lanzó un plan para controlar los asuntos de Peña: deshizo las vicejefaturas de los empresarios Mario Quintana y Gustavo Lopetegui y colocó como único vicejefe de gabinete a Andrés Ibarra, el titular del disuelto Ministro de Modernización. Los ex CEOs quedarían confinados a asesorías menores, uno en Jefatura y otro en el ámbito de Hacienda. Ibarra, de diálogo directo con el Jefe de Estado y excelente confianza xeneize, se apuntala en la sucesión vertical.

La Secretaría de Comunicación, de Jorge Greco, el Sifema, de Hernán Lombardi, y el Plan Belgrano, de Carlos Vignolo, entre otras dependencias, sigan bajo los mandos de Peña.

Un ganador en medio de la poda es el "todoterreno" Rogelio Frigerio. Por los fluidos nexos con gobernadores, intendentes y algunos legisladores, el ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda seguirá con los planes de seducción de peronistas anti K y otros dirigentes. Mientras los proyectos de infraestructura avancen a paso lento, Frigerio recorrerá la Argentina para promocionar la continuidad de Cambiemos en 2019.

El periodista económico Nicolás Dujovne también salió a flote. "No se nos pasa por la cabeza abandonar al Presidente, pero siempre estamos a disposición para cuando él considere que debe tomar una decisión", dijo en la conferencia de prensa, posterior al video del mandatario. Su rol clave en el acuerdo con el FMI y la continuidad de las políticas de ajuste que él mismo aplicó desde su asunción, son dos chalecos salvavidas.

El ministro de Economía -a secas, ya no va más Hacienda y Finanzas- tendrá bajo su órbita a Javier Iguacel, devenido secretario de Energía. De un plumazo y en menos de dos meses, el hombre fuerte de Techint pasó de dirigir Vialidad Nacional a conducir un Ministerio poderoso, pero ahora a se deberá conformar con una oficina más, dentro del armado de Dujovne.

El canciller Jorge Faurie, el cordobés Oscar Aguad, Patricia Bullrich, Germán Garavano y Guillermo Dietrich mantienes sus ocupaciones en los ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Defensa, Seguridad, Justicia y Transporte, respectivamente, y sin cambios.

El economista y contador Dante Sica incorporó a su Ministerio de Producción las áreas de Trabajo y Agroindustria. Desde ahora los ministros Jorge Triaca y Luis Miguel Etchevehere pasarán a ser secretarios. ¿Un castigo pendiente para Triaca por el affaire con la exempleada doméstica? ¿Un llamado de atención al ruralista por su férrea defensa a la eliminación de las retenciones al campo que hoy se vuelven a cobrar?

A Desarrollo Social, de Carolina Stanley, le sumarán la Secretaría de Salud, de Adolfo Rubinstein. El ministro proaborto fue uno de los más expiados por los cambios: no solo pierde rango ministerial, sino que deberá afrontar un brutal ajuste de presupuesto, con mínimos recursos hospitalarios, vacunas e insumos médicos. Stanley tendrá por delante la misión de contener el estallido social.

Bajo el Ministerio de Educación se reagrupan la cartera de Cultura y la de Ciencia y Tecnología, de los minimizados Pablo Avelluto y Lino Barañao. Si bien los dos funcionarios continúan por ahora en sus cargos, Alejandro Finocchiaro será su nuevo jefe. Entre los tres deberán lidiar con los conflictos abiertos por mayor presupuesto con docentes, profesores universitarios, investigadores, científicos, cineastas y artistas.

Entre los ministros más derrotados se destacan el rabino Sergio Bergman y Gustavo Santos. El futuro del religioso estaba cantado, tras el papelón con los TV LED de 55 pulgadas que se trajo de Chile, y por la falta de impulso de todas sus actividades ambientales en la agenda presidencial.

Curioso el descarrile del cordobés Santos: la mutilación del Ministerio de Turismo de la Nación no se corresponde con el ímpetu que Macri le quiere dar al ansiado ingreso de dólares por visitas de extranjeros al país. Bergman y Santos dependen ahora del Secretario General de la Presidencia, Fernando De Andreis, quien a pesar del escándalo con sus familiares y las offshore, también prolonga su carrera laboral en el Estado.