Dos comodorenses no podrán ingresar por 60 días a Sarmiento
Mauro Barrientos y Luis Vidal fueron imputados ayer de ingresar el martes a dos tiendas de ropa y llevarse distintas remeras y pantalones sin pagar. Los delitos, según la Fiscalía, ocurrieron en el lapso de 30 minutos y con la misma modalidad: engañaban a la empleada y guardaban las prendas en una mochila. El juez Daniel Pérez les formalizó las causas y le prohibió ingresar a esa ciudad por dos meses, mientras dure la investigación.

En la Oficina Judicial de Sarmiento se desarrolló ayer la audiencia de control de la detención y formalización de la investigación contra los dos comodorenses detenidos.

La funcionaria fiscal Rita Barrionuevo relató que el primer ilícito se registró a las 10 del martes en un local de la avenida Estrada y Roca.

Describió que los sospechosos acordaron un plan e ingresaron al lugar haciéndose pasar por clientes. Solicitaron a la vendedora diversas prendas de vestir para probarse.

En instantes en que la empleada fue a buscar una camisa de otro talle, requerida por Barrientos, su amigo tomó ocho pantalones de jeans de un estante y los guardó en su mochila.

Después le dijeron a la vendedora que no comprarían nada y se retiraron del local.

Media horas después ingresaron a otra tienda de la avenida San Martín y utilizaron el mismo procedimiento.

Barrientos pidió prendas de vestir para probarse y hacía que la empleada vaya a buscar otros talles, mientras Vidal colocaba ropa en su mochila. Se llevaron cuatro remeras de manga larga y otras cuatro mangas corta.

La representante fiscal calificó los delitos como hurto, pidió dos meses para concluir con la investigación y que al recuperar su libertad los imputados se presenten en la oficina del área de Criminalística de la Fiscalía para el protocolo de identificación.

Barrientos declaró y manifestó que llegaron a Sarmiento para comprar repuestos para un vehículo, y reconoció haber cometido el ilícito. También pidió disculpas a los damnificados.

El defensor público Marcelo Catalano propuso que la calificación legal sea hurto en grado de tentativa, requirió la libertad de sus asistidos.

El magistrado formalizó la investigación o contra los comodorenses y les impuso a los imputados una orden de prohibición para ingresar a la localidad durante los 60 días que dure la etapa de investigación.