Saqueos: liberaron a tres imputados y solo uno sigue con prisión preventiva
En una audiencia de revisión, los jueces Mariano Nicosia y Mónica García determinaron la libertad con presentaciones semanales ante la Oficina Judicial de Isaías Jaramillo, Agustín Chaura y Antonio Quelincoy, tres de los cuatro sospechosos detenidos en el intento de saqueo ocurrido el viernes pasado por la tarde en la sucursal de supermercados Carrefour de la avenida Polonia. Estos venían cumpliendo prisión preventiva dictada por el juez Alejandro Soñis. El único que quedó bajo arresto es Leonardo Damián Vera, quien registra una condena y se hallaba en libertad condicional al momento de su detención. Por consiguiente, si la causa resulta ser elevada a juicio y es encontrado culpable del delito por el que se lo investiga, deberá afrontar prisión de cumplimiento efectivo.

En la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, un tribunal colegiado integrado por los jueces Mariano Nicosia y Mónica García, revisó el martes la medida de prisión preventiva dictada el último domingo por el juez natural de la causa, Alejandro Soñis, en el marco del intento de saqueo a Carrefour. Ese tribunal de revisión resolvió ordenar la libertad de tres de los cuatro imputados que cumplían con prisión preventiva.

Fue a raíz de una revisión solicitada por la defensa de los imputados quienes el viernes 31 de agosto fueron detenidos por la policía en el interior del supermercado de Lisandro de la Torre y Polonia. En esa oportunidad también fueron demorados cinco menores de edad quienes horas después fueron restituidos a sus padres.

El defensor Ariel Quiroga consideraba que no se daban los presupuestos legales en los agravantes y los peligros procesales de fuga a los que había hecho referencia el magistrado en la audiencia de control, ya que tres de los imputados no tenían antecedentes computables.

Para la Defensa Pública, la expectativa de pena en un delito en el que aún debe determinarse su calificación, no podía ser un agravante y debía considerarse la libertad de sus asistidos.

El defensor incluso, entre sus puntos de contraposición, remarcó que el romper una botella que se cae al suelo no era motivo para que la Fiscalía agrave el delito a la figura de cometer violencia contra las cosas en el saqueo.

Según el defensor la violencia contra las cosas debían ser ejercida contra algún candado o alguna abertura, pero no sobre elementos como una botella de alcohol, como las que se terminaron rompiendo en medio de las corridas entre las góndolas en medio de los incidentes del viernes pasado.

Los jueces Nicosia y García consideraron que los tres imputados que no tenían antecedentes debían recuperar la libertad y solo debía considerarse el peligro de fuga por la expectativa de pena con respecto a uno de los detenidos. Se trata de Leonardo Damián Vera, quien registra una condena y se encontraba en libertad condicional.

Es que si la causa por el intento de saqueo es elevada a juicio y Vera resulta nuevamente condenado, en este caso el delito prevé un mínimo de pena de cuatro años de prisión. Es decir, la expectativa de pena es de cumplimiento efectivo.

De esa manera, el tribunal resolvió dictar la libertad solo para los otros tres detenidos, quienes deberán presentarse semanalmente ante la Oficina Judicial y fijar un domicilio.

IMPUTACION

Hay que recordar que la Fiscalía había imputado el domingo a Isaías Jaramillo, Leonardo Vera, Agustín Chaura, Antonio Quelincoy por “incitación a la violencia pública en concurso real con robo doblemente agravado por haber sido cometido en poblado y en banda; y con la participación de menores de edad, en calidad de coautores para todos los imputados”.

La fiscal Andrea Rubio había solicitado la prisión preventiva por tres meses a partir de la existencia de elementos de convicción suficientes para sostener razonablemente que participaron del delito. También había mencionado la existencia del peligro de fuga, presumiendo que no se iban a someter a proceso. También por la gravedad del delito, la intención de afectar el orden público y la tranquilidad, las características del delito y la pena que se espera en caso de condena, no inferior a 4 años de prisión.

La defensa ese domingo se opuso al pedido de la medida de prisión ya que la pena sería de cumplimiento efectivo, siempre y cuando se demuestre el hecho en el juicio y que la prisión preventiva se apoya en elementos débiles. Solicitó así la libertad de todos sus asistidos y subsidiariamente libertad con presentaciones periódicas en la Oficina Judicial.

El juez Soñis declaró en ese momento legal la detención y en relación a la medida de prisión aseguró que era un hecho grave por la incitación a la violencia, al caos y al tumulto. Además ponderó la puesta en peligro de los menores de edad en esa situación caótica por lo que había dictado la prisión preventiva por 30 días a los cuatro adultos a partir del peligro de fuga, por la gravedad del hecho y la pena en expectativa.

Sin embargo, el martes en la revisión los jueces Nicosia y García ordenaron la libertad de Chaura, Quelincoy y Jaramillo con presentaciones semanales en la Oficina Judicial y el arresto de Vera.