Un masivo reclamo de trabajo
La movilización convocada por organizaciones sociales reunió a una multitud que manifestó también su rechazo al acuerdo con el FMI y pidió la sanción de la ley de Emergencia Alimentaria. Los oradores del acto de cierre de la marcha advirtieron que el Gobierno ha generado un aumento inédito de la pobreza.

El reclamo por trabajo volvió a llenar la Plaza de Mayo. Bajo la presión de las crecientes dificultades para comer, la marcha de San Cayetano volcó este año a un número visiblemente mayor de cooperativistas sociales y nuevos desocupados a la calle. Los movimientos populares que organizaron la protesta estimaron en más de 200 mil las personas que se reunieron, esta vez con el rechazo al FMI como consigna central.

“Para nosotros el trabajo es un eje vertebrador de nuestras vidas. El capitalismo, en su afán de concentración económica, expulsa sistemáticamente trabajadores del empleo formal. Esos expulsados hemos creado nuevas formas de trabajo: vendedores de la vía pública, cartoneros, pescadores artesanales, integrantes de las cooperativas sociales. Todos nosotros necesitamos tener la misma dignidad que el resto de la clase trabajadora”, dijo Esteban Castro, titular de la CTEP, en el acto de cierre de la marcha, que había salido a las 7 de la mañana de la iglesia de San Cayetano, en Liniers, para cubrir 13 kilómetros hasta la Casa Rosada.

También acusó al gobierno de Cambiemos de haber generado un aumento inédito de la pobreza mientras “decidía la fuga al exterior de 88 mil millones dólares”. “Hoy sólo el 10 por ciento de los trabajadores de la economía popular cobran un salario social. Con 88 mil millones de dólares, cobrarían la totalidad de los trabajadores de la economía popular, no durante un año, sino por diez”.

La movilización tuvo el respaldo de las centrales sindicales, la CGT y las tres CTA. El dato curioso de la jornada fue que los organizadores armaron un escenario a la manera PRO, para que quedara rodeado por los manifestantes por los cuatro costados. Como predicadores, como se ve hacer habitualmente al Presidente, los referentes sociales hicieron así sus discursos en el centro de la gente, caminando sobre el palco. A él subieron además imágenes de la virgen de Luján, de San Cayetano y del Papa Francisco.

ABORTO

Por otra parte, en la misa por San Cayetano el Arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, hizo referencia al aborto a un día del debate en el Senado.

Poli volvió a hablar de la defensa a “las dos vidas” y se dirigió a las “jóvenes mamás solas para que encuentren espacio, compartir sus temores y sientan el abrazo de mujeres que pudieron concebir a pesar de todo”.

“Elevemos la voz de los que no pueden hablar. En defensa de las dos vidas: de la madre y del bebé. Que quede claro que no juzgamos a nadie y menos a las madres que por motivos que sólo ellas y Dios saben bajo la presión de la que toman las decisiones”, sostuvo.

En ese sentido, aseguró que “el aborto siempre será un drama lejos de ser una solución”.

El Senado debatirá hoy la sanción de la ley que ya cuenta con la media sanción de Diputados. Este domingo la senadora del FPV Silvina García Larraburu anunció que acompañará el rechazo. Los antiaborto suman 37 votos y los pro, 31 pero aún no está todo dicho. Organizaciones a favor de la ley buscan ganar la pulseada en la calle.

La decisión de García Larraburu de no acompañar el proyecto de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, apenas 72 horas antes de la votación, consolidaría la negativa con 37 votos. Los votos a favor serían 31 y no se necesitaría la intervención de la vicepresidenta Gabriela Michetti.

Por otra parte, Amnistía Internacional publicó un aviso de página completa en la contratapa de la versión internacional de The New York Times, que lució ayer toda verde en los 134 países en los que circula el diario, para reclamar que el Senado argentino apruebe la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Un “Adiós” acompaña la imagen de una percha en representación de los abortos clandestinos y un pequeño texto advierte a los senadores que “el mundo está mirando”.