El 6 de septiembre arribaría a Comodoro el Ocean Infinity
El buque que dispone de la mejor tecnología y equipamiento del mundo para búsqueda submarina y que fuera contratado para hallar al ARA San Juan, se encuentra aprovisionándose en Ciudad de Cabo, Sudáfrica, próximo a zarpar con destino a Comodoro Rivadavia, estimándose que arribará el jueves 6 de septiembre. Se trata del "Seabed Constructor" que pertenece a la empresa estadounidense "Ocean Infinity".

La nave de 115 metros de eslora y 22 de manga dispone de un helipuerto, ocho drones subacuáticos que pueden alcanzar los 6 mil metros de profundidad, un laboratorio informático de última generación, brazos mecánicos, lanchas rápidas y camarotes con capacidad para un centenar de personas.

Fue construido en 2014 en los astilleros de Bergen, Noruega, donde también tiene su base de operaciones, en tanto que las oficinas de la empresa se encuentran en Texas. Navega con la bandera del país escandinavo y su desplazamiento diario representa un costo de algo más de 50 mil dólares.

Hasta hace pocos días, cuando estaba en el Océano Índico afectado a la búsqueda de los restos del avión de Malasya Airlines que desapareció hace cuatro años con 239 personas a bordo, al Ocean Infinity se le comunicó que se le había adjudicado la segunda y definitiva licitación internacional lanzada por la Armada Argentina para buscar al submarino ARA San Juan, desaparecido con sus 44 tripulantes el 15 de noviembre de 2017.

El inicio del operativo que tiene un plazo inicial de dos meses se confirmó la semana pasada cuando el jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña Braun, autorizó el contrato de 7,5 millones de dólares que solo se pagarán si el “Seabed Constructor” halla en las profundidades del Océano Atlántico, frente a las costas de Chubut, al ARA San Juan.

CUATRO FAMILIARES

Comodoro Rivadavia será el primer puerto argentino en el que recale este buque de última generación y hasta ayer la Prefectura local no disponía de la fecha de arribo, la cual recién confirmaría cuando ingrese a aguas nacionales.

No obstante Oliver Plukertt, el CEO de “Ocean Infinity” que se halla en Buenos Aires, se lo comunicó recientemente a Luis Tagliapietra, padre de uno de los submarinistas desaparecidos y abogado querellante en la causa penal que se tramita en el Juzgado Federal de Caleta Olivia.

Tagliapietra será uno de los cuatro veedores del operativo–travesía en representación de los familiares de los tripulantes del San Juan que arribarán a Comodoro el miércoles 5 de septiembre, tratándose los restantes de Silvina Krawczyk (hermana de la única mujer de la tripulación, Eliana), José Luis Castillo y Fernando Arjona. Junto a ellos se embarcarán tres referentes de la Armada Argentina.

Ayer, en comunicación telefónica con El Patagónico, el padre del teniente de corbeta Damián Tagliapietra reveló que el CEO de Infinity le informó que el buque se dirigirá directamente a Comodoro Rivadavia “para optimizar los tiempos” de la búsqueda y que cada 28 días, por una cuestión contractual, deberá retornar a algún puerto argentino, aunque no se pudo precisar si se tomará como base principal al de esta ciudad.

RENOVADAS ESPERANZAS

Respecto al grado de confiabilidad del éxito de la búsqueda, dijo que “nosotros tenemos renovadas esperanza y expectativas por la capacidad técnica y logística que tiene este buque, pero además solicitamos que en el pliego de la licitación internacional se incluyera un punto por el cual la empresa debía comprometerse a realizar la búsqueda por un plazo mínimo de 60 días operativos”.

“Aun así –añadió-, cuando hablamos con Oliver Plunkett a su arribo a la Argentina, él especuló que incluso podría hallarse al submarino mucho antes, pero además que hay que tener en cuenta que para la compañía esta búsqueda es un gran desafío y (en términos comerciales) le representaría un gran marketing”.

“Por otra parte, el buque tiene una capacidad de rastrillaje muy grande y se aprovechará todas las informaciones que se tienen del ARA San Juan en lo que se refiere a las comunicaciones satelitales y otras estimaciones de geolocalización, por lo cual no se descarta que pueda estar en los cañadones de talud de la plataforma marina” puntualizó.

Respecto al sitio probable de su ubicación, estimó que puede encontrarse a la altura del paralelo 45, un poco más al sur del lateral con la Península de Valdés.

Finalmente, cuando se le preguntó si el “Seabed” constituye la última esperanza, Tagliapietra dijo que los familiares nunca se resignarían a ello “y lucharemos hasta poder encontrarlo aunque tengamos que seguir peleando contra los tres poderes de Estado, el político, el legislativo y el legislativo porque un submarino no de desintegra y en algún lado tiene que estar”.