El acusado de agredir a Franco Santana ya se encuentra libre

La Justicia de Comodoro Rivadavia imputó ayer a Bruno Muñoz por el delito de robo en grado de tentativa y secuestró el teléfono celular de la víctima. Debido al delicado estado de salud del deportista aún no se pudo recibir la denuncia del ataque ocurrido durante la madrugada del jueves.

La violenta agresión al defensor Franco Santana se registró a las 7 del jueves afuera de un boliche bailable del centro de Comodoro Rivadavia. Recién ayer trascendió el episodio al conocerse que la víctima resultó con traumatismo de cráneo al golpear su cabeza contra la cinta asfáltica.
Santana integra el plantel de Jorge Newbery que disputa el torneo Federal B de fútbol. Según informó la policía de la Seccional Primera, que tomó intervención en el incidente, el jugador de 30 años discutió con Bruno Sebastián Muñoz por razones que todavía se desconocen.
En esa circunstancias se desató una pelea en la que Santana habría recibido un duro golpe que lo desestabilizó y lo derribó. Al caer al suelo golpeó su cabeza contra el asfalto. Testigos alertaron a un agente policial que se encontraba por el sector y este auxilió al futbolista que tenía la cabeza ensangrentada.
Muñoz, en tanto, estaba en el lugar y con el teléfono celular de la víctima en sus manos. Santana fue trasladado a la guardia del Hospital Regional y Muñoz fue demorado por el delito de robo en grado de tentativa.
Fuentes oficiales ayer precisaron que el defensor que también jugó en la CAI (Comisión de Actividades Infantiles) sufrió traumatismo de cráneo y presentaba coágulos de sangre. Por ello, los médicos lo indujeron a un coma farmacológico pero con pronóstico reservado.
Durante la jornada de ayer el jugador ya se encontraba internado en una sala de terapia intensiva de la Clínica del Valle. Desde ese centro de salud se informó que el paciente se encuentra "estable" y evoluciona favorablemente.
Mientras, Muñoz ayer fue sometido a la audiencia de control de detención y formalización de la investigación por el delito de robo en grado de tentativa, y después fue dejado en libertad.
Como la policía no tuvo entrevistarse con Santana no existe aún denuncia de la golpiza que sufrió, aunque con la evolución de la víctima se ampliaría la causa.
La Fiscalía dispuso el secuestro del teléfono celular del jugador que estaba en poder de Muñoz.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico