El docente acusado "nunca pensó en irse de Comodoro"

Su abogado, Daniel López, advirtió que "la justicia por mano propia nunca llega a nada" y explicó por qué cree que su cliente es inocente y no dejó la ciudad. Reveló que ya hay 65 denuncias formales. "Soy padre y abuelo y entiendo la situación", afirmó.

“El es músico, ama la música y trata de transmitirla. Es un muchacho muy joven con todas las ganas de vivir”. El peso de la prueba y el avance de la Justicia marcan los tiempos en el caso del maestro de Música acusado de abuso en la Escuela de Nivel Inicial 406. Daniel López, el abogado defensor del docente, pidió “cautela” para que la Justicia actúe con sus tiempos y se pueda dilucidar lo ocurrido. “Si el imputado y las víctimas no aportan las pruebas necesarias, no tendremos un caso”, reconoce.

“La justicia por mano propia nunca llega a nada, no es lo mejor. En un caso similar se alteró la paz social y perdió la vida una persona que no tenía nada que ver. Los que se alteraron en ese momento fueron condenados. La justicia por mano propia nunca va a tener un buen fin”, añadió en relación a la desgracia ocurrida en la Fracción 14 en marzo de 2019.

En cuanto a las últimas novedades surgidas en el expediente, indicó que se presentaron 65 denuncias que evalúan la fiscal a cargo junto al equipo interdisciplinario para determinar la existencia de un delito. “Las primeras entrevistas se hacen con los padres para evitar que puedan inducir a los menores. Eso será en el futuro de acuerdo al contenido de la denuncia”, recordó.

El abogado sostuvo que la resolución no llegaría a juicio porque su asistido “no tiene nada que ver” y dijo creer en la palabra de su representado, quien contribuirá con la investigación aportando elementos probatorios.

EL HOMBRE Y EL JARDIN

El docente acusado, de 30 años, estudió y se recibió como docente especial de Música y es además músico aficionado; no registra antecedentes de denuncias anteriores en la Justicia y cumplía tareas profesionales en el Jardín del barrio 9 de Julio, entre otros establecimientos. “Nunca pensó siquiera en irse de la ciudad y lo que él me sostiene siempre está basado en la inocencia”, resaltó López en declaraciones que publica Jornada.

Respecto al desarrollo de las clases y el ámbito físico en el que se desarrollaban, añadió que “me contó sobre qué tipo de instalaciones hay en la institución; el manejo de las clases y los tiempos. En el Jardín todo está diseñado de tal manera que siempre hay mínimamente un contacto visual con otras personas, ya sea directivos, docentes o empleados de maestranza”.

Indicó que las clases se extendían por un lapso de 20 minutos con una acompañante terapéutica o psicopedagoga. “Los chicos nunca quedaban solos. Las salas tienen incorporado el baño y él me transmitió que ni siquiera conoce este espacio. Hoy los docentes no acompañan al baño a los chicos; hay casos que han sucedido en el país que hicieron que todas estas dinámicas fueran modificadas. Un maestro o docente ni siquiera cambia los pañales”.

Para el defensor, la responsabilidad no alcanza al personal docente y operativo del Jardín. “Se los ha asustado a todos. Todos tienen hoy un cuidado exhaustivo de cómo se manejan en el contacto con los niños. Se infundió el pánico en el equipo educativo, todas han manifestado lo que me dijo mi representado”. Y sostuvo que la directora, cuyo auto fue incendiado por los padres, es “víctima” de la situación.

“El proceso judicial –aclaró- lleva el tiempo que tiene que llevar. De hecho, llevará mucho más tiempo. Mínimamente tiene que haber un plazo de investigación prorrogable de seis meses a un año; luego se hace el ofrecimiento de pruebas o audiencia preliminar. Y posteriormente se determina el posterior inicio del juicio si es que corresponde, por la cantidad de pruebas”.

Consideró que la cantidad de casos denunciados debe ser analizada de manera particular dado que “ninguno puede ser igual que otro”, independientemente de que el delito sí sea el mismo.

El abogado López relacionó que debe evaluarse en primera instancia la existencia de un delito como también su autoría. “Con tantas denuncias pudo haber materialidad del hecho pero no la autoría. Por eso hay que evaluar cada caso en particular. Este es un delito de `dichos´ que a la hora de entrevistar a las presuntas víctimas se debe tener transparencia para trabajar; si los padres o los allegados inducen, preguntan o interrogan lo pueden hacer mal y terminan declarando algo que no es”.

Reconoció que la “lluvia de denuncias” por su magnitud, debieran afectar las cuatro salas del Jardín. “Y eso no es creíble”, puntualizó el abogado quien negó la existencia de antecedentes en el legajo del docente. “Se está resguardando su integridad física y están al tanto el Ministerio Público Fiscal como la Policía. Esto no es solamente proteger a mi asistido sino también a los niños que presuntamente fueron abusados. En eso tenemos que colaborar todos”.

“Yo soy padre y abuelo, tengo familia y entiendo la situación. Tenemos que ser cautos y tener cuidado porque esta es la única forma de poder trabajar para llegar a la verdad. Soy consciente del dolor que los padres pueden sentir. Espero que se mantenga la calma, seamos prudentes a la hora de manifestarnos porque la Justicia ya está actuando y hay que dejar que aún con sus tiempos, se pueda dilucidar la verdad”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico