El padre de un tripulante del San Juan pidió en Comodoro que Macri reordene el rescate

Luis Tagliapietra, padre de uno de los 44 tripulantes del submarino, reclamó ayer desde el puerto de Comodoro Rivadavia que el presidente Mauricio Macri ordene la continuidad de las tareas de rescate suspendidas el jueves por la Armada. Lo hizo en medio del retiro de equipos del buque Sophie Siem que iban a utilizarse en esa tarea; convocó a una movilización y adelantó la presentación de acciones judiciales de amparo.

Luis Tagliapietra llegó ayer al puerto de Comodoro Rivadavia para agradecer las tareas que se realizaron “desde el primer día” en la ciudad para rescatar a los tripulantes del submarino ARA San Juan, entre ellos su hijo, el teniente de corbeta Alejandro Tagliapietra.

Se trata del mismo familiar que estuvo el miércoles en el Juzgado federal de Caleta Olivia, donde se presentó ante la juez Marta Yáñez como querellante y representante de otro grupo de familiares de desaparecidos en el submarino.

Luego de reunirse brevemente en la sede de la administración con el titular del Puerto, Favio Cambareri, y otros directivos de la estación marítima, Tagliapietra recorrió el muelle donde observó cómo los marinos estadounidenses retiraban del Sophie Siem su equipamiento, entre el que sobresalía el submarino de rescate que tanto trabajo generó instalar y tanta ilusión había despertado y que no llegó a utilizarse dado que un día después de partir llegó la orden del presidente Mauricio Macri de cesar la búsqueda ya que no hay probabilidades de hallar a nadie con vida.

AGRADECIMIENTO, BRONCA Y DOLOR

En diálogo con la prensa, a quien agradeció por el trabajo realizado y el respeto con el que se manejo de la información, Tagliapietra exigió al presidente Macri que ordene el reinicio de las tareas de rescate. “Los chicos se lo merecen. La decisión es absolutamente arbitraria y él nos prometió que iba a destinar todos los recursos y tiempos que sean necesarios. Que cumpla con su palabra”, reclamó.

El papá de Alejandro destacó la tarea de la jueza federal Marta Yáñez y del fiscal Lucas Colla, con quienes se reunió el miércoles para interiorizarse de la causa caratulada “averiguación de ilícito”, en la que busca, junto con otros familiares, que se lo considere querellante.

Tagliapietra lamentó que la Armada “nos haya mentido todo el tiempo. Desde el primer comunicado al último, que fue realmente demoledor y sin argumento alguno para suspender el rescate”, reiteró, para luego afirmar que los familiares “estamos cansados de la mentira y de la manipulación. No tienen cara y nos siguen mintiendo”.

Con todo el dolor del mundo, el hombre advirtió que tomó la decisión de venir a Comodoro y Caleta Olivia, tanto para seguir de cerca la causa judicial, como para “agradecer todo lo que se hizo desde esta ciudad. Nosotros no vamos a parar hasta tener respuestas. Ahora estamos convocando a una movilización para hacerle ver al Presidente que 44 vidas son más importantes que un grupo económico”, en relación a la participación del mandatario en el Grupo de los 20 que se está realizando en Bariloche.

“Estamos hablando de personas perdidas; entonces la medida prudente para encontrar es un habeas corpus que hasta ahora no se presentó”, y agregó que “lo que hay en el Juzgado Federal es una averiguación de delito de la comunicación de la propia Armada; de la desaparición del submarino, pero no hablan de la desaparición de las personas paradójicamente”.

En el puerto, Tagliapietra no solo recibió el saludo de los administradores del puerto, sino también del personal de la Marina estadounidense que de todos modos no interrumpieron la descarga de los equipos que a las 6 de ayer volvieron a Comodoro en el Sophie Siem.

Los trabajos en el puerto, en realidad, nunca se detuvieron ya que antes del arribo del buque de bandera noruega, a las 3 zarpó el ARA Islas Malvinas que trasladó el Pantera Plus, el submarino remoto de rescate de origen ruso.

Para las próximas horas se espera el arribo del buque Atlantis, que llevaría al lugar de búsqueda más equipamiento y no se descarta que también llegue a Comodoro una nave de bandera uruguaya, pero al servicio de la Armada rusa.

En el puerto, por otro lado, se descartó por completo que el regreso del Sophie Siem haya sido para buscar víveres, o por defectos en el trabajo de soldadura realizados para readecuar la nave petrolera en una de rescate, tal como se informó oficialmente en forma errónea.

“Esto se descarta por completo. El Sophie regresó porque ya se suspendieron las tareas de rescate”, precisó Cambareri quien además de acompañar con dolor a Tagliapietra, se mostró bastante molesto por las versiones con las que se intentó minimizar el importante despliegue realizado en Comodoro por soldadores que en tres días realizaron una tarea que en astillero demandaría como mínimo un mes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico