KM 5, la historia saqueada de la ciudad

Usurpaciones, abandonos y olvidos avanzan sobre el barrio más antiguo de Comodoro, donde hasta el lanchón en el que descendieron los primeros pioneros se deshace a la intemperie de una ciudad crecida de espaldas al mar y a su propia historia. La Asociación de Rescate Histórico Detrás del Puente cumple 8 años de compromiso, insistencia y trabajo por recuperar esa historia, y la ciudad que quería ser.

Detrás del Puente empieza en Km 5, Presidente Ortíz, Talleres, Ministro Castro o el que se prefiera de los tantos nombres que denominaron al barrio más antiguo de la ciudad o a alguno de sus sectores. Hay una fotografía tomada en 1906, -considerada como uno de los testimonios gráficos más valiosos en la memoria de la ciudad- en la que pueden verse unos carros con bueyes en la primera construcción solida del barrio: era la llamada parada Kunzel un ayudante de Pietrobelli que se constituyó en el primer poblador del barrio que empezó con la traza del camino.

Como la mayoría de las ciudades “nóveles” que apenas supera la centuria en un país de historias centralizadas en los seis siglos posteriores a la colonización, Comodoro reconstruye todavía su historia que quizá por ser reciente va dejando ir sus testimonios vivos de épocas que no volverán, y en la mayoría de los casos ve impiadoso como el tiempo, la desidia y el desinterés atentan contra la construcción de una memoria colectiva que con cada año pierde oportunidades.

Los esfuerzos son aislados todavía, incluso desde lo gubernamental, donde las comisiones de investigadores y patrimonio, muchas veces ven ancladas sus posibilidades de avance al humor o el interés de la gestión municipal de turno. Es así donde los esfuerzos civiles cobran la mayor importancia, y esa es justamente la misión de la Asociación de Rescate Histórico “Detrás del Puente”, una ONG conformada por originarios de Km 5 abocada sin pausa a la recopilación de la memoria del sector en un trabajo constante, metódico y muchas veces sin más aliciente que el propio compromiso

Raquel Torres, María Rosa Bertossa, Aida Reynoso, Celia Guerreiro, Mabel Jensen, Raquel Pérez Rearte, Cecilia Gago y Marcelo Gavilán hacen hoy “Detrás del Puente” la organización que nació nucleando energías femeninas inquietas desde siempre en la identificación e identidad de su barrio. El antecedente concreto que las reunió de modo definitivo y organizado fue el centenario del barrio, para el que empezaron a reunir fotografías, rescatar historias golpeando puerta por puerta a los vecinos de siempre, gestiones ante el área de Cultura municipal y el inicio de ese camino que marcó definitivamente una manera de hacer rescate histórico.

La ONG está próxima a cumplir sus primeros 8 años de labor, tras iniciar sus actividades el 7 de mayo de 2006 y obtener su personería jurídica en 2007. Con el anhelo transformado en acción de que la historia del barrio no quede en el olvido, preservar y poner en valor espacios, inmuebles, objetos y memorias el grupo tiene varias líneas de trabajo.

Desde su conformación, trabajan de modo conjunto con la Dirección municipal de Patrimonio Histórico, Natural y Cultural y también con referentes de la universidad San Juan Bosco para abrir espacios de investigación. El vínculo con técnicos y especialistas no les quita la mirada de una pata fundamental en la identidad: involucrar a la gente.

Así, no faltan las charlas en las escuelas, la visita permanente a los medios de difusión de la ciudad e incluso el trabajo desde las redes sociales. De ese contacto permanente con el vecino, que terminará por retroalimentar su búsqueda de tesoros, surgió en 2010 una encuesta para que sea la gente quien exprese intereses y posible accionar en el rescate del olvido de testimonios históricos relacionados con la dinámica de un barrio ferrocarrilero, petrolero, portuario y comercial.

Es del propio planteo de los vecinos que “Detrás del Puente” marca como necesaria la recuperación de la ex estación del Ferrocarril, la ex Gamela de técnicos de YPF, el Lanchón del Muelle y el Mástil Histórico.

En 2014 y con los resultados de esa encuesta aplicada, se decidió hacer una consulta general en toda la ciudad, que con 1596 firmas revalidaron el resultado de la anterior. “No caminamos solos. Nuestros vecinos y la ciudad de Comodoro Rivadavia saben de este incesante afán. Están a nuestro lado, nos acompañan” afirman desde la Asociación, subrayando que 2015 debe ser un año de concreciones, de una puesta en valor real a testimonios históricos y de toma de decisiones reclamadas por los ciudadanos.

EX ESTACION DE FERROCARRIL

En 1908, “Estación Talleres” ubicada en la manzana N°49, Fracción A del Barrio Presidente Ortíz, era parte de las primeras construcciones relacionadas con la actividad ferrocarrilera junto a talleres y el muelle, en años en que se iniciaban las obras de la red ferroviaria Comodoro–Sarmiento.

Estación Talleres concentraba el movimiento de los coche motor Cucaracha (fabricado en la década del 30 en talleres ferroviarios de Km 5), Drewry –apodado la Chanchita–Ganz, en el ramal Comodoro-Sarmiento, y locomotoras en el traslado de viajeros, productos y materiales con destino tanto al centro de la ciudad como Astra y Sarmiento. Además, era lugar de encuentro social de los primeros pobladores.

Del memorándum de actividades y gestiones encauzadas por “Detrás del Puente” surge también que en estas instalaciones funcionó un corto tiempo la biblioteca Popular y Taller de Computación municipales, aunque el edificio fue víctima de la usurpación tras ser desalojada la biblioteca.

Subsecretaría Legal y Técnica del municipio y en base a la orden de desalojo había decidido tomar medidas preventivas como la colocación de alarmas contra robos e incendios, mientras que personal de la dirección de Patrimonio se abocaría al inventario de documentación y muebles con contenido histórico relevante, aunque fueron imposibilitados de ingresar al lugar, sin poder efectuar las intervenciones.

Detrás del Puente remitió notas por la recuperación del edificio a la Secretaría de Gobierno de distintas gestiones municipales. A la fecha no han obtenido respuestas, y la estación sigue usurpada.

EX GAMELA DE TECNICOS DE YPF

Denominada “Vivienda Colectiva N° 1083” la histórica Gamela llegaría con el lugar físico para que funcione la sede de la Asociación de rescate histórico junto a una sede de la secretaría de cultura con actividades especificas, aunque a 8 años de esa promesa, la misma permanece en propiedad de la municipalidad de Perito Moreno, ante quien han sido infructuosas las gestiones para recuperarla al patrimonio municipal.

El expediente iniciado ante la Municipalidad en el mismo 2007 contiene las tramitaciones realizadas para restaurar el inmueble transformándolo, en base a un proyecto de infraestructura que conserva su arquitectura con trabajos de reconstrucción, con refuncionalización de espacios interiores que permitan contener archivos y espacios adecuados para trabajos de difusión y preservación de la historia barrial, con el objeto de transformarlo en un espacio cultural abierto a la comunidad.

Sobre la historia de la gamela, Detrás del Puente destaca que fue parte de las construcciones iniciadas en la década de 1920 por YPF para albergar a sus trabajadores, en este caso personal masculino soltero con 329,6 metros de superficie. Propiedad de la petrolera, en 1992 fue transferida al municipio, aunque en 1995 y a través de un comodato precario fue cedida a la municipalidad de Perito Moreno para la instalación de un albergue estudiantil que jamás se concretó. Nunca se tomó posesión del inmueble que quedó abandonado a merced del saqueo y la destrucción.

En junio de 2012 fue declarada Patrimonio Histórico de la ciudad, incorporándola al registro permanente de bienes de valor patrimonial, aunque las gestiones de recuperación ante la municipalidad santacruceña, tenedora del predio desde hace 20 años, continúan sin principio de solución.

LANCHON DEL MUELLE

El muelle, en costas protegidas del Km 5, fue el primer puerto de la ciudad, donde desde 1910 desembarcaron materiales, equipos y vehículos para la naciente actividad ferrocarrilera y petrolera, además de mercaderías y pasajeros.

Queda en ese lugar un lanchón testigo de la época pionera, elemento original de madera sobre cuya recuperación se gestiona con insistencia. La comisión evaluadora del Patrimonio Histórico señala recomendaciones para un adecuado resguardo y forma parte del proyecto del Museo de Sitio Area Histórica del barrio Presidente Ortíz, aunque continúa abandonado.

Mientras, la usina eléctrica ferrocarrilera cercana al muelle, con su estructura de chapa y madera próxima al lanchón, que también es parte de la historia barrial y de la ciudad, también e encuentra usurpada.

MASTIL HISTORICO

En 1939 la comisión de fomento de la Estación Talleres decide por unanimidad asignar el nombre del Presidente Roberto M. Ortíz a la barriada -que intentaba erigirse como municipio independiente-. Levantaron un mástil de 20 metros de altura sobresaliendo del caserío en la calle Talleres. El 17 de diciembre de ese año se formalizó, en un importante acto, el nuevo nombre del barrio e izaron la Bandera Nacional obsequiada por el entonces Presidente de la Nación.

Detrás del Puente trabaja en la recuperación de ese patrimonio histórico con un proyecto básico que lentamente tiende a su concreción. Es en ese lugar donde la Asociación realiza los principales actos patrióticos de protocolo vigente.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico