La cebolla: el alimento que se consume en gran parte del mundo

Naciones Unidas estima que al menos 175 países producen cebolla, el doble de los que producen trigo. El 85% de la cebolla es agua y es muy nutritiva. Conocé las propiedades y beneficios para la salud que nos aporta este vegetal.

En los archivos de la Colección Babilonia de la Universidad de Yale se encuentran tres pequeñas tablillas de arcilla que tienen los libros de cocina más antiguos que se conocen.

Cubiertas por una escritura cuneiforme, no revelaron sus secretos hasta 1985, casi 4.000 años después de que fueron escritas. El asiriólogo y cocinero francés Jean Bottero fue el hombre que dio a conocer su contenido.

Allí descubrió una cocina “de impresionante riqueza, refinada, sofisticada y artística”, con muchos sabores que podríamos reconocer hoy en día. Especialmente uno en particular.

“Parecían obsesionados con cada uno de los miembros de la familia de la cebolla”, describió Bottero a la BBC Salud.

Los mesopotámicos no sólo conocían las cebollas, sino también los puerros, el ajo y las chalotas. Y su devoción por el humilde bulbo es compartida por la mayoría de los cocineros que vinieron después: es raro encontrar un libro de cocina que en el que no se mencione la cebolla.

Se trata del alimento más universal del mundo. Naciones Unidas estima que al menos 175 países producen cebolla, el doble de los que producen trigo. La cebolla es un ingrediente básico de recetas de todas las regiones; el único ingrediente verdaderamente global.

“Creemos, con base en análisis genéticos, que las cebollas procedían de Asia central. También hay evidencia temprana de su uso durante la Edad del Bronce en Europa”, explicó la historiadora de alimentos Laura Kelley, autora del libro The Silk Road Gourmet.

“En un principio alguien pudo haber pensado que se trataba de una flor muy bonita. ‘Son magníficas’ y luego también se dieron cuenta de que eran nutritivas. Además, son muy fáciles de cultivar. Es muy probable que crezcan sin problemas y con muy pocas plagas”.

Las cebollas sin duda se comercializaron a lo largo de la ruta de la seda en el año 2.000 A.C, cuando los mesopotámicos escribían sus recetas ricas en ese vegetal, señaló Kelley.

Hoy en día hay poco comercio internacional de cebollas. Alrededor del 90% se consume en su país de origen. Quizás por eso no se les presta mucha atención.

DATOS CURIOSOS

✓ El 85% de la cebolla es agua.

✓ Las cebollas hacen llorar porque al picarlas liberan un “agente lacrimógeno” llamado sulfóxido de tiopropanal.

BENEFICIOS Y PROPIEDADES

Favorece el sistema circulatorio: la cebolla contiene grandes cantidades de quercetina que posee la propiedad de favorecer la circulación sanguínea.

Además previene la trombosis y el envejecimiento de las arterias y venas por su contenido en Sílice. También reduce el colesterol e incrementa la capacidad de la sangre para disolver coágulos internos, previniendo de este modo la trombosis coronaria.

Propiedades antianémicas: gracias a que aporta Hierro, Fósforo y vitamina E, que ayuda a la generación de glóbulos rojos y a reponer la pérdida de sangre.

Problemas respiratorios - Expectorante natural: esta verdura es rica en vitaminas A y C que ayudan a resolver todo tipo de afecciones respiratorias. Los aceites esenciales que generan sus compuestos azufrados tienen efectos expectorantes beneficiosos en caso de resfríos, catarros y bronquitis.

Controlar la Hipertensión: el Potasio que contiene la cebolla favorece la eliminación del exceso de líquidos y esto es beneficioso en caso de sufrir hipertensión, gota y cálculos renales.

Propiedades diuréticas y depurativas: este vegetal evita la retención de líquidos gracias a su aporte de potasio y bajo contenido de sodio que favorece la eliminación del exceso de líquidos y de esta forma libera de toxinas al organismo.

Enfermedades del sistema nervioso: por su importante contenido de vitamina B, Potasio que es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y Magnesio relacionado con el funcionamiento del sistema nervioso y muscular.

Antioxidante: el contenido de vitamina A, C, los compuestos de azufre y la gran cantidad de flavonoides como las antocianinas y la quercetina, hacen de la Cebolla un potente antioxidante.

Los componentes azufrados de la cebolla cumplen una acción antiasmática y antiinflamatoria.

Combate el estreñimiento, regula el sistema digestivo, manteniendo el balance de los fermentos digestivos y previniendo los parásitos intestinales. Actúa como un antiséptico natural aplicada externamente y tiene la capacidad de reducir la Inflamación renal.

Si la cebolla se consuma en grandes cantidades puede provocar algunos problemas intestinales como gases y flatulencias debido a su contenido en compuestos de azufre.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico