La leyenda Michael Jordan cumple 50 años

El legendario ex jugador de los Chicago Bulls cuenta con el honor de ser el mejor jugador de la historia del básquet. “Air” Jordan llega al medio siglo de vida habiendo vivido buenos y malos momentos. Seis anillos, tres retiradas, algunos partidos en otros deportes, en definitiva, una carrera llena de altibajos, que le permitirá ser recordado hasta el fin del mundo.

Nacido en el barrio neoyorquino de Brooklyn, Michael Jordan y su familia se mudaron a Carolina del Norte cuando era tan sólo un inocente niño. A medida que fue creciendo, el pequeño Jordan comenzó a conocer el mundo del baloncesto en el instituto Emsley A.Laney, donde además de basket, practicaba con asiduidad otros deportes como fútbol americano y béisbol.

 

Tras ser rechazado en su segundo año en el instituto por estar subdesarrollado, haciendo gala de su impresionante habilidad para superar las adversidades, Jordan consiguió promediar un triple-doble (29.2 puntos, 11.6 rebotes y 10.1 asistencias) en su temporada como sénior, siendo posteriormente seleccionado para el McDonald's All-American Team.

Tras recibir una beca para jugar en la Universidad de Carolina del Norte, Jordan comenzó a forjar al jugador infalible, dominador y espectacular que años después pasó a ser. Ganando la NCAA a futuras leyendas de la NBA como Patrick Ewing y consiguiendo el premio al mejor jugador universitario del año, Jordan fue drafteado en el año 1984 en el pick 3 por los Chicago Bulls, teniendo por delante a Hakeem Olajuwon y Sam Bowie. MJ23 volvería a la universidad después para terminar sus estudios de geografía.

Como era de esperar, Michael Jordan llegó a la NBA de la forma que salió de la universidad, es decir, arrasando en todas las facetas. Rookie del año 1985, sus primeros años de la NBA no estuvieron plagados de éxitos colectivos debido al dominio de los Detroit Pistons de los 'Bad Boys' encabezados por Isiah Thomas, rival natural del 23 de los Bulls.

Tras estructurar y vestir a los Chicago Bulls con unos fieles e imprescindibles jugadores secundarios, llegó el primer 'three-peat', en el que la franquicia de la ciudad del viento consiguió ganar los anillos de las temporadas 1991, 1992 y 1993, con una tremenda e histórica solvencia ante sus rivales. El pequeño Jordan se convirtió en una águila, capaz de destrozar a sus rivales de la forma más espectacular posible.

En 1992, Michael Jordan formó parte del histórico equipo que deslumbró al mundo entero en los Juegos Olímpicos de Barcelona, más conocido como el Dream Team. Tras ello, llegó la primera retirada de Jordan, debido al cansancio que sentía y al asesinato de su padre James Jordan el 23 de julio de 1993 en un área de descanso de Lumberton.

Una antigua promesa con su padre recientemente fallecido le llevó a cambiar el baloncesto por el béisbol, en el que firmó con los Chicago White Sox. Durante la temporada y media que estuvo fuera de la NBA, los Houston Rockets del bailarín del Cotton Club (Hakeem Olajuwon) tomó el control de la liga estadounidense. Pero en marzo de 1995, Jordan volvió a crear un nuevo terremoto en Estados Unidos al anunciar su vuelta a una temporada que, ya estaba acabando y que por supuesto se llevaron los Rockets.

Tras entrenar intensamente durante la pretemporada, la temporada del regreso a la NBA de Jordan marcó el inicio del segundo 'three-peat' de su carrera. Con la llegada de Dennis Rodman al equipo, la temporada 1995-1996 está marcada con letras de oro en la historia de la liga por ser la edición con la mejor marca, de 72 victorias y tan sólo 10 derrotas por parte de los Bulls. La franquicia de Chicago venció a los Seattle Supersonics de Gary Payton y Shawn Kemp en las Finales, por lo que Jordan sumó su cuarto anillo -además de su cuarto MVP de las Finales- en el año de su vuelta a la liga.

Las dos siguientes temporadas marcarían una nueva rivalidad en la NBA. Chicago Bulls - Utah Jazz; Michael Jordan y Scottie Pippen contra John Stockton y Karl Malone. Si ambas leyendas de la franquicia de Salt Lake City no tienen ningún anillo de campeón es por culpa de los Bulls de Jordan, que se llevaron los campeonatos de las temporadas 97 y 98. Jordan sumó su sexto anillo con la canasta más famosa de toda la historia de la NBA.

En el año 2009, Michael Jordan ingresó en el prestigioso Hall of Fame, donde bromeó con su vuelta a los 50 años, cifra que hoy ha cumplido. Los rumores de su vuelta, como era de esperar, han aparecido y han amenizado el panorama baloncestístico estadounidense durante los últimos días, pero parece que dicha información se quedará en una mera ilusión. Lo cierto es que Jordan sigue entrenándose con sus jugadores, a los que incluso aún es capaz de ganarles un 1vs1.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico