La protesta de Inglaterra: rodilla al piso y cinta de capitán alusiva

Finalmente, Harry Kane no usó un brazalete con los colores LGBTIQ+ pero sí incluyó otro mensaje contra la discriminación.

Aunque el capitán de Inglaterra, Harry Kane, finalmente no utilizó la cinta con los colores LGBTIQ+ en el debut en el Mundial de Qatar, la selección europea buscó otras maneras de visibilizar su repudio a las violaciones de derechos humanos del país anfitrión.

En primer lugar, todos los jugadores pusieron una rodilla en el suelo antes de comenzar el partido con Irán. El gesto, que surgió en el marco de las protestas del movimiento “Black Lives Matter”, es un símbolo contra la discriminación.

Ese gesto se originó en Estados Unidos y el primero en hacerlo fue el jugador de fútbol americano Colin Kaepernick como protesta en contra de la violencia policial contra los afroamericanos.

En 2020, con el movimiento “Black Lives Matter” a partir del crimen de George Floyd, los jugadores de la Premier League decidieron replicar la protesta con la rodilla en el piso antes de los partidos.

En cuanto a la cinta de capitán, Kane utilizó un brazalete negro con la frase “No a la discriminación”. No usó la multicolor en apoyo a la identidad de género para evitar ser amonestado.

Inglaterra, Países Bajos, Gales, Alemania, Dinamarca, Bélgica y Suiza iban a usar el brazalete de capitán “One Love”, con los colores de la bandera LGBTIQ+, pero dieron marcha atrás por las sanciones dispuestas por la FIFA.

“La FIFA fue clara con que iba a imponer sanciones deportivas si nuestros capitanes usaban brazaletes en la cancha. Como federaciones nacionales, no podemos poner a nuestros jugadores en una posición en la que puedan recibir sanciones, como una tarjeta amarilla así que les pedimos que no usaran las cintas en los partidos del Mundial”, expresaron en un comunicado.

Y añadieron: “Estábamos preparados para pagar multas económicas que normalmente se aplican a las infracciones sobre el uso de indumentaria y teníamos un fuerte compromiso para usar las cintas de capitán, pero no podemos poner a nuestros jugadores en la situación de que podrían ser amonestados o incluso forzados a abandonar el campo de juego”.

Por último, remarcaron: “Estamos muy frustrados por la decisión de la FIFA, que creemos que no tiene precedentes. Le escribimos a la FIFA en septiembre informando nuestro deseo de usar la cinta de capitán de One Love para apoyar activamente a la inclusión en el fútbol, pero no tuvimos respuesta. Nuestros jugadores y entrenadores están desilusionados, pero son partidarios de la inclusión y van a mostrar su apoyo de otras maneras”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico