La Universidad confirma la existencia de una bacteria

Fue luego del muestreo y recolección de las aves halladas en las costas de Comodoro, del cual dio amplio detalle El Patagónico.

El trabajo de investigación estuvo a cargo de científicos del Instituto de Desarrollo Costero “Dr. Héctor Zaixso”, que depende de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la UNPSJB.

Durante los meses de enero y febrero, la comunidad de Comodoro Rivadavia se vio conmovida por al menos tres eventos de mortandad de aves en zonas costeras. Los mismos se focalizaron en la playa de la costanera (en el centro de la ciudad), como también en el borde costero del barrio Don Bosco (Km 8).

Ante estos acontecimientos, el secretario de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Fabián Scholsz, requirió la presencia en el lugar de los profesionales del Instituto de Desarrollo Costero Dr. Héctor Zaixso (IDC).

7dac9e96-1b58-47f4-9958-a152e001c3f6.jpg

El director del Instituto, Javier Tolosano, junto a Martín Varisco, Johanna Svoboda y las becarias doctorales María Eugenia López y Nair Ruiz, intervinieron en dos de los tres eventos mencionados.

En el primer recorrido por la costa de Km 8 los investigadores, contabilizaron alrededor de 100 ejemplares muertos, en su mayoría patos barcinos, y, en menor cantidad, teros, gaviotas, gaviotines y algunos ejemplares de cisnes. Allí efectuaron los muestreos de aguas, sedimentos y aves muertas, obteniendo también hisopados cloacales y traqueales.

En el evento siguiente, Tolosano y su equipo de investigadores observaron una disminución en el número de aves afectadas, aunque algunos de estos ejemplares se encontraban en estado convaleciente.

En esta ocasión, se tomaron muestras de sangre de dichas aves y del contenido estomacal e intestinal de aquellas que se encontraban muertas, a los efectos de evaluar la presencia de Influenza Aviar, New Castle y de Clostridium botulinum, causante de la enfermedad de Botulismo Aviar.

Los resultados del SENASA fueron negativos para Influenza Aviar y New Castle, mientras que las muestras remitidas al Instituto Malbrán dieron resultado positivo para Clostridium botulinum, tipificada como cepa Tipo C, causante de la enfermedad denominada Botulismo Aviar.

Se trata de una bacteria, que sólo afecta a las aves y no a los humanos. Está asociada a humedales o descargas de efluentes cloacales en cuyos sedimentos, por sus condiciones de anoxia (falta de oxígeno) y con las elevadas temperaturas ambientales, que se producen en verano, generan un sitio especial para el crecimiento exponencial de este tipo de bacterias.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico