Llegó "Encantada", la nueva comedia de Disney

«Encantada», la nueva comedia de los estudios Disney en la que un clásico cuento de hadas choca con la Nueva York actual, también puede verse desde el viernes en el Cine Coliseo.

Amy Adams, Patrick Dempsey, Susan Sarandon, James Marsden y Timothy Spall protagonizan este relato dirigido por Kevin Lima acerca de una princesa del mágico reino animado de Andalasia, Giselle, quien a punto de casarse con el príncipe Edward, es hechizada por la malvada reina Narissa. Transformada en una mujer totalmente real, Giselle es arrojada al corazón de la ciudad de Nueva York. Pero al poco tiempo de su llegada, tras conocer a un atractivo abogado, la joven empieza a cambiar su forma de pensar sobre la vida y el amor.
Atrapada entre dos mundos diferentes que colisionan, Giselle deberá averiguar si su visión idealizada de un mundo romántico en el que todos son felices, tiene cabida en el universo de la gente real.
Para Bill Kelly, guionista de «Encantada» (Enchanted), la idea para esta historia empezó, literalmente, en un país de ensueño al que añadió un elemento consistente en un personaje inocente y puro que es dejado suelto en nuestro mundo moderno y cínico.
«Trabajamos en la idea, pero teníamos problemas para lograr que el personaje pareciera creíble», cuenta. «Y después, un día, decidimos que sería mucho más fácil si fuera un personaje de animación».
El «spec script» (un guión especulativo que se presenta para bosquejar futuros proyectos) cayó en manos de los productores Barry Josephson y Barry Sonnenfeld, quienes reconocieron el potencial de la idea.
Con el paso del tiempo, «Encantada» atrajo la atención de Kevin Lima, director de la Disney que había capitaneado proyectos como «101 Dálmatas» y «Tarzán». Estos filmes de gran éxito demostraron que Lima era no sólo un aficionado de toda la vida a este género, sino también alguien que podría «jugar» con el aspecto clásico del material sin burlarse del mismo.
El proyecto se materializó cuando entre Lima y Kelly surgió una química que hizo posible una versión absolutamente perfecta de la historia. Uno de los aportes clave de Lima fue la idea de que los dos mundos del guión -el animado y el real- podrían combinarse para llegar aún más lejos de forma que la iconografía de una vida de cuento de hadas se inscribiera en un lugar como Nueva York, donde la gente no suele ponerse a cantar ni ser «feliz para siempre».
«La película empieza en el típico universo animado de Disney», explica Lima. «Para mí es como una lata llena a presión con la esencia de Disney. Cuando la abres, todos los íconos que él creó surgen en una magnífica secuencia de apertura de diez minutos, después de la cual, la película arranca de verdad. En el fondo, es un film de acción real. Los seres de la apertura animada se convierten en personas de verdad y en esta transformación reside la esencia de la historia. Lo que vemos en las cintas de Disney no ocurre en la vida real, y es eso a lo que la película debe hacer frente».
Bill Kelly cuenta: «al trabajar con Kevin Lima, comprendimos que queríamos tratar con mucho cariño a los personajes de Disney. Todos adoramos el legado y la historia de su cine animado y hemos tomado esos personajes, ideas y temas por todos conocidos y los enfrentamos «con toda su desarmante inocencia- al cinismo del mundo moderno. Nuestro objetivo no era nada fácil, ya que teníamos que hallar el equilibrio sin abusar del cinismo». Y Lima añade: «ni abusar de cómo ese cinismo contrasta con la inocencia».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico