Los hermanos Vera volvían de comprar cerveza cuando acribillaron a Jonathan

Tras la presentación del caso por parte del Ministerio Público Fiscal y de las respectivas defensas de los imputados, comenzó el debate por el homicidio de Jonathan Vera. Además del hermano y el amigo que se encontraban con la víctima en el momento del crimen, declararon otros ocho testigos. Fueron acusados Matías Nieves y al menor de edad R. P. N.

Un total de 10 testigos se presentaron a declarar ayer en el juicio oral por el homicidio de Jonathan Vera, el cual ocurrió en diciembre de 2016 en el barrio San Martín y se realiza con presencia de familiares de las partes, pero a puertas cerradas, sin acceso a la prensa porque entre los acusados hay un menor de edad.

En la audiencia de ayer, que fue presidida por la juez Daniela Arcuri, el tribunal se completó con sus pares Raquel Tassello y Martín Cosmaro. El Ministerio Público Fiscal, en tanto, estuvo representado por la fiscal general, Camila Banfi, mientras que la defensa de Matías Nieves la ejerció Elizabeth Yapura y el menor R. P. N. por fue asistido por la defensora pública, Viviana Barillari, y la asesora de Menores, Andrea Mac Garva.

TIROS AL AIRE

Cristian Vera, hermano de la víctima, fue uno de los diez testigos que declaró ayer y en su testimonio refirió que la noche del hecho salió con su hermano Jonathan y un amigo a comprar cerveza a un negocio que la vende de manera clandestina porque ya había pasado la medianoche.

“Cuando volvíamos nos agarran a los tiros”, sostuvo y agregó que le pidió a su hermano y al amigo que se agacharan. “Yo igual andaba con un arma y respondí tirando al aire para que dejen de tirar”, reconoció.

Ante ese ataque, el testigo contó que trató de escapar del lugar y cuando dobló a los pocos metros advirtió que su hermano ya no se movía. En el recorrido que hizo tras salir de la balacera y con el objetivo de llegar hasta el Hospital, pasó por la casa de su madre y resolvió acercarse a la Seccional Segunda, donde informó lo sucedido y pidió auxilio.

También declaró el amigo que iba con los Vera aquella noche, quien también dijo que fueron los tres a comprar cerveza y que cuando regresaban pasaron frente a la casa amarilla de los Nieves y escuchó entre 8 ó 9 tiros, lo que llevó a que buscara refugio tirándose al piso de la camioneta. De todas maneras uno de los tiros le pegó a Jonathan y a las dos cuadras se dieron cuenta de que estaba muerto.

La hermana de la víctima, por su parte, contó que a ella le avisaron que su hermano Jonathan había recibido un tiro y que lo llevaban al Hospital, pero después le dijeron que estaban en la Seccional Segunda y cuando llegó se enteró de la trágica noticia.

Ayer, además, declararon los tres policías que trabajaron en la Seccional Segunda durante la noche del 15 de diciembre de 2016, quienes recordaron la llegada de Vera a contramano por la calle Viamonte en una camioneta Toyota y a los gritos informando que fueron los Nieves los autores.

Otro de los policías que declaró fue quien tomó las muestras en las manos de la víctima, cuando ya estaba en la morgue judicial, para la prueba de dermonitrotest, el cual arrojó resultado negativo, acotando que de los tres que se practicaron esa noche el único positivo fue el de Cristian, tal como él mismo reconoció en la audiencia de ayer.

EL CRIMEN

Hay que recordar que el homicidio de Jonathan Vera ocurrió a las 0:45 del 15 de diciembre de 2016 cuando su hermano Cristian conduciendo una camioneta Toyota y junto al fallecido y un amigo pasaron frente a la casa de la familia Nieves. Allí se produjo un enfrentamiento armado. En ese momento ambos imputados, Matías Nieves y el menor R. P. N., dispararon con armas de fuego contra de la camioneta al menos en 7 oportunidades, impactando uno de los proyectiles en la nuca de la víctima.

El conductor, al ver a su hermano inmóvil en el asiento trasero, escapó del lugar hacia la casa de su madre y luego se dirigió a la Seccional Segunda a pedir auxilio. En el asiento trasero estaba la víctima sin vida, mientras que del interior del rodado la policía secuestró un cargador y 10 vainas servidas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico