Real Madrid ganó un partidazo y jugará la final con Liverpool  

Derrotó 3-1 como local a Manchester City, luego de haber caído en la ida y tras empezar perdiendo en la revancha, que se definió en el alargue. El 28 de mayo se conocerá al campeón en París.

Real Madrid volvió a protagonizar una remontada heroica, como ante PSG y Chelsea. El equipo blanco parecía vencido, pero revirtió el marcador sobre el final y superó Manchester City. En la ida de la semifinal de la Champions League había perdido 4-3 y este miércoles se impuso 3-1 en el Santiago Bernabéu, tras ir a la prórroga. El 28 de mayo se medirá en la gran final ante Liverpool en París.

Mahrez había puesto en ventaja al equipo inglés, pero Rodrygo convirtió dos tantos para revertir las acciones en la agonía del encuentro y forzar el tiempo extra. Benzema, de penal, puso el 3-1.

El primer tiempo no tuvo demasiadas emociones. Fue mucho más pensado y ordenado que en el primer choque. Ambos equipos apostaron por la presión alta, se repartieron la tenencia de la pelota y tuvieron oportunidades claras frente al arco, pero no lograron concretarlas.

La más clara fue para el equipo inglés a los 19 minutos, cuando Kevin De Bruyne pudo habilitar a Bernardo Silva y éste, pese a tener una marca encima en el área, pudo perfilarse para su pierna derecha y desenfundar un disparo potente que obligó al arquero belga a lucirse para enviar la pelota al córner.

A diferencia del partido de ida en el que estuvo ausente, aquí se notó la presencia de Casemiro en la mitad de cancha del Real Madrid. El brasileño le dio equilibrio a su equipo y le permitió a Luka Modric adelantarse varios metros y funcionar de enlace, para no tener que depender de los retrocesos de Benzema, mucho más abocado al toque final que a la construcción.

Por su parte, el City mostró aplomo defensivo, pero no pudo aprovechar la velocidad de Riyad Mahrez ni de Foden, quien incluso enrocó por momentos con Gabriel Jesús en el centro del ataque. Aunque, con la serie a su favor, es evidente que el equipo visitante sabía que la obligación y la presión era de su rival.

En el complemento, el equipo de Carlo Ancelotti avisó en la primera acción, tras mover del medio e iniciar una jugada preparada que le permitió, luego de un pase aéreo, entrar a Vinícius Jr. solo por el segundo palo para definir de zurda. Pero, el brasileño falló en su remate por haber llegado exigido y dejó pasar una oportunidad demasiado clara.

Ambos elencos parecían más preocupados por no equivocarse que por arriesgar. Así, el peligro se alejó de las áreas y se centró en el mediocampo. El técnico del Real Madrid mandó entonces a la cancha a Rodrygo, por Toni Kroos para intentar dar el golpe. Pero fue el City el que dio el paso adelante.

Cuando restaban poco más de 15 minutos para el final, Bernardo Silva pudo recibir con espacios en la mitad de la cancha y trasladar varios metros la pelota.

Con tiempo para pensar y tres compañeros por delante, el portugués avanzó hasta llegar casi a la puerta del área, cuando soltó a su derecha para el ingreso a toda velocidad de Mahrez, quien definió de zurda al primer palo y estampó el 1 a 0.

Con la ventaja, Manchester City se adueñó definitivamente de las acciones de juego e hizo figura a Courtois, que le ahogó el grito a Joao Cancelo y a Jack Grealish, dos que habían ingresado tiempo antes. Mientras que el equipo blanco estaba visiblemente golpeado por el tanto recibido y parecía no tener reacción.

Pero el Real Madrid volvió a convertirse en esa máquina de ganar que fue toda la competencia. En los escenarios más difíciles, como ante PSG y Chelsea en el Bernabéu, el equipo blanco apareció en el peor momento y en dos minutos, a los 90 y a los 92, marcó dos goles Rodrygo para revertir el marcador y forzar el alargue.

En el primer tiempo extra, Camavinga tomó la pelota casi en su área y avanzó sin marcas hasta la puerta del área rival. Allí abrió para Rodrygo, quien llegó hasta el fondo y buscó en el medio a Benzema. El defensor Ruben Dias, en su afán por llegar primero a la pelota, derribó al francés y el juez cobró penal. Karim se hizo cargo de la ejecución y con la cara interna de su pie derecho gritó el 3-1.

Real Madrid terminó jugando sin Toni Kroos, Casemiro, Luka Modric ni Karim Benzema, todos reemplazados por Ancelotti para que ingresen jugadores con más aire.

Así y todo, supo cerrarse bien atrás y aguantar las embestidas de un Manchester City completamente golpeado y deslucido que, sin ideas, se dedicó a chocar. Con Grealish y Sterling en ofensiva, timoratos ante semejante escenario, los celestes no pudieron cambiar su destino.

El campeón de La Liga volvió a celebrar en su casa, esta vez ante uno de los máximos aspirantes al título. Con la historia, con la chapa, con el orgullo, el cuadro blanco protagonizó otra jornada épica en el Santiago Bernabéu, estadio en donde solo fue superado en esta competencia por el humilde Sheriff de Tiraspol. Este miércoles acabó con el sueño del Manchester City de Guardiola, que pese a los millones invertidos en cada mercado de pases, sigue sin poder conquistar Europa.

En la gran final, Real Madrid se verá las caras ante Liverpool, otro poderoso de Inglaterra que viene de eliminar al Villarreal. El duelo se celebrará el 28 de mayo, en París.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico