Tras el vandalismo en la Catedral hay preocupación en la Iglesia por el nivel de violencia en las marchas

Las paredes exteriores de la Catedral San Juan Bosco fueron repintadas ayer luego de los actos de vandalismo por parte de un grupo minoritario que participó el viernes de la marcha por el Día de la Mujer. El párroco Mario Vidmar manifestó que no comparte las formas de expresarse, pero que entiende los actos de los jóvenes. También lamentó que en el último tiempo "nos hemos acostumbrado a las pintadas" y que teme que los actos de violencia crezcan.

“Cura muerto no viola”, “La única iglesia que ilumina es la que arde”, “Yuta basura” y “Amigos de la Trata” son algunos de los escritos que pintó un grupo minoritario en las paredes de la Catedral San Juan Bosco y en el edificio de la Seccional Primera de Policía durante la marcha con la que el viernes se conmemoró en Comodoro Rivadavia el Día Internacional de la Mujer.

Las leyendas fueron plasmadas con diferentes colores de aerosoles y generaron repudio por parte de sectores de la comunidad. Es que el año pasado, para la misma fecha, se registraron también actos de vandalismo. “Lamentablemente nos hemos acostumbrado tanto a esto. A lo largo del año pasado fueron innumerables la cantidad de pinturas que hemos borrado”, cuestionó el párroco de la Catedral San Juan Bosco, Mario Vidmar, en diálogo con El Patagónico.

Tras las pintadas, el municipio se encargó de las tareas de refacción de la institución religiosa. El responsable de Mantenimiento del Ejecutivo de la comuna, Luis Correa, explicó: “cuando suceden diferentes episodios de este tipo, postergamos la refacción de otros lugares ya planificados, pero apelamos a que la gente tome conciencia acerca de la importancia y la necesidad de preservarlos”.

Asimismo, el funcionario pidió “a los vecinos a apropiarse de cada lugar y cuidarlo, porque en definitiva son espacios comunes que todos disfrutamos”.

“NO COMPARTO

PERO ENTIENDO”

El padre Vidmar se mostró preocupado por el nivel de violencia que manifiestan ciertos grupos minoritarios que empañan un reclamo colectivo. “En su mayoría son chicas jóvenes. No comparto lo que hacen, pero de alguna manera entiendo lo que hacen porque están en una etapa de estar en contra de todo, pero son cosas (las pintadas) que a uno le duelen”, admitió.

“Son manifestaciones de ideas que uno puede estar de acuerdo o no por ser jóvenes. Los jóvenes suelen ser extremistas y ya lo hemos vivido en los 60 y 70 cuando vivimos esa realidad en Argentina”, agregó.

En este sentido, el párroco de la Catedral lamentó: “yo noto que hay detrás, no sé si son convicciones, o más bien alguien que siembra esas convicciones y el joven cuando las recibe tiene manifestaciones de este tipo. Gracias a Dios no pasa a mayores, pero a veces estas cosas cuando se llega a un extremo se convierten en actos de violencia. Eso sería tristísimo porque se está luchando por la no violencia de género y tienden a manifestarse en una violencia que son tanto o más crueles, que los actos que conocemos o que tristemente son noticia cada día”, reflexionó.

Mientras, el padre Daniel Lanz, de la parroquia María Auxiliadora, manifestó: “es lamentablemente hay un concepto equivocado. No digo que algún miembro de la Iglesia en general sobre todo en otros lugares actuaron de manera atroz tanto en la historia pasada como en lo reciente. Tampoco eso me parece que justifica insultos y demás. Jamás la violencia puede resolver situaciones de violencia como es la que están tratando resolver.

“ES UNA COSTUMBRE

PINTAR LA COMISARIA”

El comisario Germán Lagos asumió como responsable de la Seccional Primera de Policía en Comodoro Rivadavia hace tres días y una de sus primeras medidas era pintar las paredes del edificio. Sin embargo, fue advertido de que en durante las marchas “era una costumbre que se tire pintura y se escribieran las paredes”.

Es por eso que el comisario decidió postergar dicha tarea. “La verdad que es una lástima. Yo llegu´r y ya había una pintada, pero decidimos no intervenir para evitar cualquier mal mayor”, afirmó.

Ahora, Lagos comenzará a trabajar para encontrar presupuesto de los tarros de pintura necesarios para cubrir todos los escritos. “Tenemos que dejar la comisaria en óptimas condiciones. Se comenzará a buscar presupuesto y esperemos que entre todos podamos tomar conciencia sobre este tipo de violencia”, afirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico