¿Un Pac Man en el horizonte de Matthysse?

Aprobada la materia de ganar un campeonato mundial regular, el chubutense Lucas Matthysse tiene fundadas aspiraciones de ir por una gloriosa noche que se corresponda con su potencial y con el prestigio de que goza en el universo del boxeo en general y en los Estados Unidos en particular.

Camino de los 36 en el almanaque y con no menos de ocho en el primer nivel, sea entre los welter junior, sea ahora entre los welters, Matthysse ofrece una foja rica en números (39-4, con 36 KO) y con un puñado de triunfos relevantes.

En orden impreciso, destacan los nombres de DeMarcus Corley, Humberto Soto, Ajose Olusegun, Roberto Ortiz, Emmanuel Taylor, Kewa Kiram y Ruslan Provodnikov, el ruso con el que sostuvo la recordada batalla de abril de 2015.

Sin embargo, por odioso que sea reponer el dato, las dos peleas más trascendentes de su vida Matthysse las ha perdido, por puntos con el estadounidense Danny García y por nocáut con el ucraniano Viktor Postol, sin perjuicio de que se conceda el atenuante de haber sido despojado de sendas victorias legítimas con Zab Judah y Devon Alexander.

Matthysse, cómo no, hizo un enorme esfuerzo por volver de las secuelas de su derrota con Postol (una desangelada derrota fuera de catálogo ante un oponente muy inferior en los papeles), dio buenas señales en todos los indicadores y subió con éxito la triple cuesta de la motivación, el estado de forma y los resultados en el ring propiamente dicho.

Eso, conste, más allá de que la noche de su coronación ante el tailandés Kiram haya estado muy lejos de su mejor nivel.

En cualquier caso, es a partir de ahora cuando uno de los niños mimados de Golden Boy Promotions debe demostrar que está habilitado para incorporar un nombre trascendente a su casillero de las victorias.

¿Quiénes se perfilan en el horizonte de La Máquina?

Seis como mínimo: el australiano Jeff Horn, los invictos Terence Crawford, Errol Spence y Keith Thurman, Danny García y el mismísimo Manny Pacquiao.

A Horn y Crawford se los anuncia para el 14 de abril en un mano a mano que se las trae, Spence prevé ir por el lado de la FIB, cuyo título disputaría entrado junio, y la joyita Thurman (28-0, con 22 KO), campeón welter en la versión del CMB, prevé reaparecer el 19 de mayo próximo en el Barclays Center de Nueva York, pero ya declinó vérselas con Spence e incluso con Jessie Vargas y advirtió que recién en 2019 estará para compromisos mayores.

Quedan García y Pacquiao: García, con récord de 33-1 y un solo tropiezo, con Thurman, ganador de Matthysse el 14 de septiembre de 2013 en el MGM de Las Vegas, iría contra Brandon Bam Bam Ríos el 17 de febrero en el Mandalay.

Así las cosas, al parecer la revancha con García deberá esperar y se ve más posible una pelea que hasta no hace mucho tiempo parecía de ciencia ficción: Matthysse/Pacquiao.

Es cierto que prestigiado filipino con foja de 59-7, desde 2013 a estos días subió a un cuadrilátero nada más que siete veces y viene de perder con el inexpresivo Horn, pero rumbo a los 40 años que cumplirá el 17 de diciembre andas ganas de asumir nuevos desafíos y acrecentar su voluminosa cuenta bancaria.

Si tomamos nota de que al argentino lo maneja Golden Boy Promotions y a Pacquiao lo maneja Top Rank, ¿qué tan cerca está la posibilidad de que Matthysse se mida con Pacquiao?

A decir de Eric Gómez, mano derecha de Oscar de La Hoya, bastaría con que alguien de Top Rank levante un teléfono y se empiece a negociar cuanto antes, si es que, como deslizó el entrenador de Pacquiao, Freddie Roach, pretenden que en abril próximo el múltiple campeón mundial se ponga a prueba con un adversario de jerarquía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico