Canasta escolar: las madres dicen que están más caras las mochilas y la indumentaria

Ya se iniciaron las compras de útiles para mandar a los chicos al colegio. Si bien no se han difundido estudios comparativos que permitan análisis ciertos sobre el costo de la canasta escolar, las madres dicen que la diferencia de precios se nota en mochilas e indumentaria.

A nivel nacional las asociaciones de consumidores ya advirtieron durante el fin de semana acerca de la incidencia que tendrá este año el costo de la canasta escolar sobre la economía doméstica.
Mientras que en esa órbita se habla de un aumento del 25% en algunos artículos, como el calzado y mochilas, también se teme que habrá incrementos en el valor de libros de texto y en las cuotas de los colegios privados.
En tanto, en Comodoro Rivadavia las organizaciones o sindicatos hasta ahora no se han pronunciado con relación a posibles índices de costos de las cosas para el colegio, aunque una pauta está dada por el estudio del costo de vida que elaboró el Centro de Empleados de Comercio y que arrojó un valor que ronda los 4 mil pesos.
Algo similar contendría el documento que prepara la Asociación de Trabajadores de la Argentina y que se presentará con motivo del aniversario de la ciudad. Allí se señalaría, entre otras cosas, que los principales factores del alto costo de vida de los comodorenses siguen siendo el de la vivienda y el de los alquileres, en comparación con los de otras ciudades chubutenses.
En este escenario, las madres previsoras empezaron a comprar artículos escolares asegurando que es mejor esa modalidad, para así evitar el desembolso de cifras siderales sobre la fecha de inicio de las clases, prevista para dentro de 9 días.

REPUESTOS Y  GUARDAPOLVOS
Hasta ahora lo que las madres priorizan a la hora de llenar el carrito es aquello que indefectiblemente se les pedirá a los chicos en la escuela durante los primeros días de marzo.
La lista de los padres varía de acuerdo al nivel educativo de sus hijos y al material reutilizable que quedó del año pasado. En góndola, un guardapolvo para empezar el jardín se consigue por 11,90 pesos; una carpeta de cartón número 3 cuesta 8,50 pesos, una cartuchera de mediana calidad 4,90 pesos; el repuesto de 480 hojas a 6,99; un cuaderno de 48 hojas tapa blanda se consigue a 3,99 pesos; 12 fibras de colores a 2,39 pesos; 12 lápices de colores a 5,49; 2,19 cuesta un sacapuntas, y las mochilas para los chicos de EGB 1 y 2 promedian los 70 pesos en una calidad intermedia.
Luisa explicó que los precios de los útiles aumentaron alrededor de un peso por artículo. «Subieron un poco. Una empieza por los útiles, cartuchera, carpeta, hojas. Por ahora compro eso y estoy mirando los precios del calzado y de la ropa», explicó y dijo haber notado que los guardapolvos cuestan lo mismo que el año pasado.
«Hay que buscar lo más económico, pero si querés comprar algo bueno, que dure todo el año, hay que gastar mucho porque se consiguen ofertas pero la calidad de las cosas es baja. Además, en la escuela piden de todo», comentó la vecina del Quirno Costa.
Leonardo Smart fue a uno de los supermercados de la ciudad a comprar un guardapolvo para su nieta.
«Ella creció y el guardapolvo es de otro talle, por eso también tiene otro precio», indicó considerando que a su entender el incremento de la canasta escolar no tiene tanto de cierto.
«Todo el mundo quiere que haya inflación. Es algo político, cuando lo que hay que hacer es colaborar para que no haya inflación reclamando a los comerciantes. El pueblo tiene que apoyar al gobierno que trata de mantener los costos estables. Si volvemos a la inflación, vamos a volver a tener el país que teníamos antes», opinó Smart.
El hombre también dijo que el costo de vida en Comodoro es alto por la falta de «colaboración» de quienes cobran alquileres.
Alejandra, otra mamá que ayer compraba útiles en uno de los supermercados locales, compartió que «las cosas parecen más baratas, pero hay que tener en cuenta que son ofertas y que no es la mejor calidad».
La vecina del 9 de Julio comentó que tiene dos hijos en edad escolar. «Como sé que uno de ellos ya usa cuaderno, empecé a comprar; después viene lo más caro, guardapolvos, mochilas que están carísimas en todos lados, zapatillas y equipos de gimnasia. Desde ahora me hago la idea de que este año voy a gastar más que el año pasado y lo triste es que tengo el mismo sueldo», concluyó.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico