¿Cuál es la función de los banderilleros?

Quizás su función pasa desapercibida pero es tan importante como la de una ambulancia o un bombero al momento del rescate ante un accidente.

Para la realización de una competencia de automovilismo, la seguridad es el punto clave que se debe tener en consideración, y dentro de ello aparecen en escena los banderilleros, que quizás su función pasa desapercibida pero es tan importante como la de una ambulancia o un bombero al momento del rescate ante un accidente.

En algunos casos se dice que los ojos del piloto en la pista pasan a ser los banderilleros, porque son las personas que se encargan de indicarle a los pilotos las adversidades que se presentan en la pista. Actualmente, y con el avance de la tecnología, existen dispositivos que los corredores llevan en el auto y sistemáticamente les señala lo que ocurre en la carrera, pero nada reemplaza al banderillero propiamente dicho que ante algún acontecimiento en su sector, rápidamente levanta la bandera correspondiente para que los pilotos están al tanto de lo que ocurre.

Sin dudas que es una profesión riesgosa, porque se encuentran en determinados lugares del autódromo, en ocasiones en el medio del campo, y deben estar muy atentos cuando suceden los despistes, no solamente para informar a los competidores, sino también para protegerse ellos mismos. Sin embargo, producto de su experiencia y costumbre, el banderillero actúa velozmente ante un incidente, muchos de ellos ante alguna frenada o sonido diferente de un auto entienden que algo raro sucede.

Está claro que el rol del banderillero tiene una responsabilidad muy grande, y depende de una gran atención, para evitar mayores incidentes. Ante alguna circunstancia que sucede en la pista, el banderillero por radio le comunica al director de carrera lo que aconteció, y de acuerdo a la relevancia el director toma la determinación sobre qué bandera colocar en ese momento avisándole a todo el cuerpo de banderilleros que se encuentran operando en la pista, por lo que el mensaje que le transmite el banderillero al director de carrera debe ser muy claro y preciso para entender la magnitud del hecho y saber cómo proceder.

Una persona muy reconocida del ambiente y de la especialidad es Sergio Garone, quien se inició como banderillero muy joven, allá por la década del 70, y desde el año 1982 hasta la actualidad se desempeña como jefe de banderilleros del Turismo Carretera.

Garone explica que “hoy un banderillero se para en un puesto, si hay tres o cuatro categorías está en el mismo lugar, y a mí me gusta repetir puestos. Es decir, vamos a Paraná y en la chicana está la misma persona desde que empezamos a ir a Paraná, y así sucesivamente”.

Entrando en el terreno histórico, hace una mención a lo que significó ser banderillero en la ruta; “era algo muy arriesgado, yo siempre dije que los pilotos estaban locos por cómo corrían, verlos frenar a 500 metros para entrar en una chicana, pero nosotros estábamos más locos porque nos encontrábamos parados al lado de la pista. Después pasamos a los autódromos que a comparación de la ruta fue mucho más seguro, y luego nos encontramos con escenarios de seguridad internacional”.

NO DARLE LA ESPALDA A LOS AUTOS

Oscar Sola es banderillero del Turismo Carretera y demás categorías nacionales. Comenta que él siempre se para cerca de la curva, ya que el auto viene más despacio, y que es fundamental no darle la espalda a los coches. Esto permite captar más rápido una mancha de aceite o cualquier problema de la pista. Además, dice que entre sus compañeros se van transmitiendo los inconvenientes que algún auto puede llegar a tener. Por otra parte, destaca que en este momento tratan de estar alejados de la pista pero ante la presencia de incidentes, con mucha precaución, se van acercando hacia la misma.

Leonel Pernía, piloto referente del automovilismo argentino dice que, “para ellos es muy importante el banderillero. Hoy en día tenemos un sistema de luces tecnológico (Liso) que te avisa el sector donde está el peligro con una luz adentro del auto pero no te dice qué tan grande es el peligro, ni puntualmente dónde está, y un banderillero con experiencia sí lo puede hacer, porque tienen muchas carreras encima, se dan cuenta si la rotura de un motor es importante o no, dónde está la mancha de aceite, y cuando llegamos a sectores complicados también con los gestos y su expresión corporal nos podemos dar cuenta si es grande o mediano el peligro”.

“La clave de un banderillero hoy en día es alejarse un poco más de lo que era antes, cumple un rol más de veedor, las banderas siguen siendo utilizadas porque no van a dejar nunca de implementarse y el banderillero, a pesar de las implementaciones de elementos tecnológicos, va a estar siempre por el rol importantísimo que cumple”, sintetiza Sergio Garone.

De esta forma, conocimos la tarea fundamental y compleja que lleva adelante un banderillero en una competencia automovilística, el cual además de trabajar con mucha responsabilidad y atención, debe anteponerse las diferentes adversidades climáticas que se presenten en la pista (lluvia, frío, calor, tierra). Por ello, consideramos que es una valiosa e importante actividad para el normal desarrollo de un evento deportivo de automovilismo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico