Desactivaron fiestas en una vivienda y en un hotel de Caleta

En sendos operativos realizados el fin de semana en Caleta Olivia, la policía provincial puso fin a dos fiestas clandestinas.

Participaban de las mismas alrededor de 80 personas violando normativas que prohíben este tipo de reuniones en prevención a la propagación del COVID 19.

La primera de ellas fue detectada en la madrugada del sábado en la confitería del Hotel Guttero, ubicado en la calle del mismo nombre (zona céntrica), con una concurrencia de 30 adultos (hombres y mujeres).

Personal del Comando Radioeléctrico se hizo presente a la 1:15 divisando desde la calle el evento que se realizaba con música a alto volumen, por lo cual convocó a inspectores municipal del área Comercio para labrar actas de manera conjunta.

La confitería que funciona en la planta baja del hotel fue clausurada, sus asistentes dispersados y a la persona encargada, un hombre de 39 años, se le imputó una causa judicial.

El otro festejo prohibido por la pandemia se registró en la madrugada del domingo en una casa particular de la calle Ejército Argentino, a unas quince cuadras de la zona céntrica, con una gran afluencia de jóvenes.

Fueron algunos vecinos los que llamaron a la policía quejándose de los ruidos molestos y música, por lo cual se procedió a allanar el lugar donde fueron identificados 31 varones y 25 mujeres (cinco menores de edad) y labró un acta, tras lo cual se dio intervención al Juzgado de Instrucción N°2 a cargo de Gabriel Contreras.

Respecto a este procedimiento, el superintendente de Seguridad, Dante Abboud, hizo saber que además de incautarse gran cantidad de bebidas alcohólicas “se identificó a los presentes y los menores de edad fueron trasladados a la comisaría, revisados por los médicos policiales y entregados bajo acta a sus progenitores” en tanto que el propietario fijó domicilio quedando a disposición del juzgado interviniente”.

Finalmente Abboud resaltó que la policía tiene la misión de hacer respetar las disposiciones establecidas que prohíben la circulación de personas en horas de la madrugada y las fiestas clandestinas “que son un foco de expansión del virus y pueden traer serias consecuencias a toda la comunidad”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico