Diarrea: ¿cuándo consultar con el médico?

 Las diarreas son más frecuentes en verano debido al clima que favorece la diseminación de las bacterias que las provocan. Las altas temperaturas aumentan también el riesgo de deshidratación. Por eso es importante estar alerta si hay diarrea.

La diarrea puede ser grave si: su hijo tiene menos de un año, tiene más sed que de costumbre, llora sin lágrimas, tiene la boca seca o hace poco pis, tiene los ojos hundidos, presenta vómitos o hace caca muy seguido, está irritable, decaído, no quiere beber o tiene fiebre, la caca tiene moco o sangre.

En cualquiera de estos casos, es importante acudir sin demora al centro de salud más cercano.

En verano es importante preservar más que nunca la higiene y conservación de los alimentos. Estas simples medidas ayudan a prevenir la diarrea e intoxicaciones:

* Alimentar a tu bebé exclusivamente con leche materna.

* Usar agua potable de red (si no hay o se tienen dudas, hay que tratarla agregando 2 gotas de lavandina por litro y esperando 1/2 hora antes de usarla. Otra opción es hervirla de 2 a 3 minutos).

* Usar alimentos seguros: carnes rojas, aves y pescados son seguros cuando son de frigorífico o de origen conocido. La leche líquida es segura cuando fue pasteurizada. La leche en polvo es segura cuando se la diluye con agua potable.

Cuidar la higiene de las manos: lavarse bien las manos con agua y jabón especialmente, antes de comer y de cocinar, después de ir al baño y luego de cambiar los pañales o higienizar la cola de los niños.

Cuidar la higiene de los alimentos: lavando bien las frutas y verduras antes de consumirlas.

Mantener los baños limpios y la basura lejos de los animales y de los niños.

Fuente: Ministerio de Salud de La Nación - Portal Vamos a Crecer

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico