El debate es cómo recuperar los días de clase perdidos

Ayer, el retorno de alumnos y docentes a las escuelas estatales de Santa Cruz fue masivo. Pese a finalizar la huelga de 41 días, no hubo especificaciones sobre un plan de recuperación del resentido proceso de enseñanza-aprendizaje. Por lo pronto, se anunció una "readecuación de contenidos".

Caleta Olivia (Agencia)
Al cierre de este informe periodístico se preveía la firma del acta acuerdo entre funcionarios provinciales y los representantes de Adosac en la sede del Ministerio de Trabajo en Buenos Aires para concertar las mejoras salariales.
Pero, a partir de la normalización de la actividad áulica, el debate central entre las partes se centrará en la manera en que se recuperarán los días de clase perdidos.
Voceros sindicales recalcaron que ya existe un «acuerdo con el gobierno para readecuar los contenidos, y los docentes tenemos la capacidad para llevar eso adelante».
Explicaron que esta readecuación será una «selección de contenidos que consideramos prioritarios e importantes y que el alumno los tiene que incorporar en lo que resta del ciclo lectivo».
También desde el gremio se aclaró que el calendario escolar «no sufrirá modificaciones», ante los rumores que circulaban de que se obligaría a dictar clases los días sábados o se anularía el receso invernal.
De todas formas, hasta ayer varios directivos de escuelas dijeron desconocer cuál será el plan para garantizar los contenidos básicos de este ciclo. En este sentido, los directores consultados indicaron que esta es una reestructuración que debiera ser planificada exclusivamente con los docentes y cuyos resultados son pertinentes a cada establecimiento en particular.

SECUELAS DISPARES
En las zonas centro y sur de Santa Cruz, el menoscabo a la actividad áulica fue mayor que en la zona norte. En efecto, en lugares como en la capital provincial el acatamiento a los 41 días de paro superó el 90%; en tanto que en Caleta Olivia y otras localidades cercanas hubo un porcentaje de acatamiento menor que osciló entre el 50 al 60 %.
En el norte, algunos docentes con dos cargos hacían paro en un turno y en el otro concurrían, o faltaban algunos días, resignados a perder el presentismo, pero dictaban clases en las semanas restantes de estos tres meses.
Por ello, en la ciudad del Gorosito se percibió menos el levantamiento del paro porque gran parte del alumnado tuvo alguna actividad en las aulas en las semanas pasadas.
En esto hay una diferencia sustancial con lo que sucedió en localidades sureñas como Río Turbio, donde en la mayoría de las escuelas sólo tuvieron 14 días de clases, desde que comenzó el conflicto, el lunes 5 de marzo.

RETORNO MASIVO
Para conocer más en detalle lo que sucedió ayer, sobre el retorno a la normalidad, en la Supervisión de Escuelas de Zona Norte fueron reacios a este medio a brindar alguna información y ni siquiera supieron informar sobre la cantidad exacta de establecimientos educativos que existen en Caleta, al mismo tiempo que consideraron que cualquier tipo de dato sobre las clases es información confidencial.
Sin embargo, desde Río Gallegos, fuentes del área de Estadística del Consejo Provincial de Educación confirmaron que en los 227 establecimientos públicos de Santa Cruz, en sus distintos niveles, hubo ayer un normal desarrollo.
En lo que respecta a algunas escuelas caletenses, en dos establecimientos existieron problemas energéticos durante el turno mañana por lo que algunos alumnos tuvieron que regresar a sus hogares, o aguardar hasta que Servicios Públicos superara el problema.
Asimismo, al comenzar la actividad, algunos maestros decidieron explicarles a sus alumnos las razones de las medidas de fuerza, incluso apelando a la lectura de escritos preparados de antemano. De todas formas, el ánimo de educadores y educandos fue tranquilo, salvo en algunas escuelas donde al parecer la crispación del conflicto mantenía a los directores susceptibles.
De hecho, en la escuela N º 14, la vicedirectora puso reparos a que este medio gráfico fotografiara el salón, argumentando que «los padres están muy sensibilizados».
En tanto, en la escuela N º 69 la directora pidió la identificación de nuestro reportero con «nombre y apellido», antes de sacar la foto al acto de izamiento de la bandera.

PADRES INDIGNADOS
A todo esto, no fueron pocos los padres que expresaron su indignación por el hecho de que «docentes en lucha» les hayan colocado en el cuaderno de sus hijos una nota donde fundamentaban los motivos que llevaron al paro, al tiempo que advertían sobre otras medidas en caso de no concretarse el acuerdo pautado con el gobierno provincial.
«Creo que ellos tienen que utilizar el camino que corresponde, como ser gremios, gobierno o partidos políticos», se escuchó decir a uno de ellos a través del programa La Gaviota que se emite por la FM Inolvidable.
«La comunidad es la que tiene que juzgar actitudes y me parece una imprudencia que entreguen notas a los alumnos para que las lleven a sus casas porque eso es una propaganda tendenciosa», se argumentó.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico