El radicalismo ya piensa en reestructurar su relación con el Gobierno nacional

La Unión Cívica Radical no discute en forma pública su relación con el Gobierno nacional, pero bajo la superficie los distintos dirigentes sostienen que la gestión de Mauricio Macri debe tener un canal de diálogo directo con el socio principal que permitió que Cambiemos llegue a la presidencia. La futura elección del Comité Nacional, que se realizaría entre noviembre y diciembre, comenzará a definir la relación.

La relación entre el gobierno nacional y la UCR no es la mejor desde que Mauricio Macri, en representación de Cambiemos, asumió la primera magistratura del país, y comenzó a manejar la gestión y el país casi sin consulta alguna con su principal aliado político.
La continuidad de Cambiemos no corre riesgo, de hecho fue ratificada para las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias del 13 de agosto y para la elección general del 22 de octubre, pero para que no se resquebraje, los radicales entienden que debe redefinirse.
La apuesta de la UCR es que, luego de las elecciones, el Gobierno nacional tome nota y reencarrile la relación y escuche de manera correcta los planteos efectuados por el radicalismo en cada una de las provincias, donde el Gobierno nacional se maneja sin tomar en cuenta las presencias y reclamos de los dirigentes ucerreístas.
Para entender lo que sucede, en Chubut, basta con mencionar con lo que pasa con el Plan Patagonia, que no tiene diseño alguno y que, hasta el momento, no tiene incluida ninguna de las obras estratégicas que deben hacerse en la región en general y en la provincia en particular.

EL COMITe NACIONAL
La relación con el gobierno comenzará a redefinirse luego de las generales de octubre y tras la conformación del Comité Nacional de la UCR, prevista para diciembre en la que, pese a que falta tiempo, ya se está trabajando.
La reunión del Comité se está proyectando para diciembre, pero desde el centenario partido, las fichas ya se están moviendo en relación a lo que, cada sector, plantea respecto a la relación entre el Gobierno nacional y el PRO.
Si bien pueden aparecer otros actores, hasta el momento para la conducción partidaria se perfilan el diputado nacional por Córdoba, Mario Negri, jefe del interbloque de diputados y uno de los dirigentes que sostiene la relación actual con el gobierno, y el dirigente histórico de Buenos Aires, Federico Storani, que hoy por hoy es la cara visible de la disconformidad radical.
En la provincia del Chubut, pese a estar alineado con el Gobierno nacional, los delegados comenzarán a buscar una unidad de criterios para ver si, en diciembre, es necesario apostar o no a la ruptura.
Los delegados de Chubut al Comité Nacional son: el titular de la Unidad AMIA, Mario Cimadevilla, el exdiputado provincial Carlos Lorenzo, y los escribanos María Leiva y Marcelo Lizurume. Se presupone que, cuando llegue diciembre y se reúna el Comité para elegir la nueva conducción partidaria, los cuatro delegados tengan un criterio común.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico