El uso excesivo de redes sociales o juegos online baja la autoestima

Según estudios realizados por investigadores de diversas universidades, el uso excesivo de las redes sociales, aplicaciones de mensajería o juegos online puede traducirse en una experiencia negativa que alimente una baja autoestima o comportamientos narcisistas y provoque síndrome de abstinencia.

Para la compañía Elsevier entender las causas y efectos de problemas como el temor a la desconexión o el trastorno del juego en Internet determinará cómo las personas se relacionan con las nuevas tecnologías.
Los especialistas afirman que un millennial medio consulta su teléfono móvil alrededor de 150 veces al día, y que los seres humanos "pueden llegar a experimentar" una sensación similar al juego en máquinas "tragamonedas" cuando interactúan con redes determinadas redes sociales.
Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea permiten un contacto continuo con amigos o conocidos de cualquier parte del mundo. Esta "indudable" ventaja, según la entidad, puede traducirse, en determinadas personas, en una experiencia "negativa" de "temor y ansiedad" por perder algo o a alguien si "no hay una conexión permanente".
Un equipo liderado por científicos de la Universidad de Duisburg-Essen (Alemania) investigó el rol que juega este temor en el desarrollo del trastorno de la comunicación por Internet, utilizando una muestra de 270 personas.
Este grupo concluyó que el uso excesivo de las aplicaciones de comunicación para escapar de los sentimientos negativos y los conflictos en la vida real puede convertirse en una adicción. Además, señalaron que los usuarios deben saber que las aplicaciones de comunicación por Internet "no son la única manera" de iniciar o mantenerse en contacto con otros y satisfacer sus necesidades sociales.
Por otro lado, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Bergen (Noruega) a más de 23.500 personas, reveló que un uso adictivo de las redes sociales está vinculado a la baja autoestima y al narcisismo. Según los resultados del estudio, publicados en Addictive Behaviors, Facebook, Instagram, Snapchat y otras aplicaciones sociales pueden servir como "arenas sociales" para individuos que se sienten "atraídos por las actividades que aumentan el ego".
Respecto a la adicción a los juegos online, una investigación de expertos de la Ball State University de Estados Unidos, publicada también en Addictive Behaviors de Elsevier, muestra que las personas que sufren trastorno del juego en Internet (IGD) son propensos a "tener una inhibición alterada de la respuesta".
Al igual que en las adicciones a sustancias, frenar el IGD puede resultar en síndromes de abstinencia. Investigadores de los centros australianos Flinders University y University of Adelaide estudiaron una muestra de 24 usuarios de juegos multijugador online, con y sin indicios de IGP, que se abstuvieron de jugar durante 48 horas. Después del experimento, el síndrome de abstinencia "disminuyó en el corto plazo", lo que, según los expertos, podría indicar que "las adicciones tecnológicas no siguen todos los mismos patrones de adicción que en el caso de las sustancias".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico