El vóley del Savio organizó un punto de encuentro para las categorías formativas

Con la finalidad de darles rodaje a los futuros jugadores de Primera, el salón de usos múltiples de la Escuela Provincial 731 se convirtió en escenario de cinco escuelas de la zona.

Las categorías formativas del vóleibol de Comodoro Rivadavia y Caleta Olivia animaron un encuentro amistoso el último fin de semana en el salón de usos múltiples de la Escuela Provincial 731, donde el anfitrión fue el club Domingo Savio.

“La intención es darle competencia y continuidad a las categorías sub 13 y sub 15, que por diversos motivos están carentes de rodaje. Por eso surgió la idea de armar estos encuentros que durante dos días convocó a 150 jugadores, que representaron a cincos escuelas”, comentó Marcelo Leiva, referente del vóley de Savio, a El Patagónico.

En escena, las escuelas Waywen –que funciona en el SUM de la Escuela 711- Petroleros de Caleta Olivia, Amigos de Laprida, Municipal Palazzo y Petroquímica fueron los que se sumaron a la propuesta.

“En sub 13 fueron varones y damas. Y en sub 15, al no haber tantos varones, lo hicimos mixtos. El sábado fueron 85 los chicos en juego. Y el domingo fueron cerca de 75. Respecto al nivel de juego, en sub 13 los profesores rescataron que con el pasar de los partidos los chicos se fueron soltando, y los encuentros fueron creciendo tanto técnicamente como tácticamente. Y en sub 15, es hablar de otro nivel, porque varios de los chicos ya juegan liga local. De todas maneras, la intención nuestra era generar espacios de juego. Dado que el club Savio no tiene instalaciones propias y nos cuesta conseguir espacios para armar encuentros”, reafirmó Leiva.

La escuela de vóley del club Savio funciona lunes, martes y jueves en el gimnasio del Colegio Domingo Savio, en el horario de 18 horas hasta las 21. Y congrega chicos desde los 6 años hasta adultos.

“Siempre abarcamos las edades en varones y mujeres. Con un fin recreativo, no es necesario contar con experiencia previa. Luego sobre las clases, se ofrece a quienes les interesa competir, porque participamos de la competencia local. Pero nadie está obligado a competir. La idea es brindar un espacio para que el chico deje la computadora y venga a aprender un deporte. Como lo hicieron el fin de semana, que contamos con un apoyo importante de los padres que se quedaron a ver las alternativas de los encuentros”, finalizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico