Gremio petrolero cuestiona la impasividad del gobierno

Este jueves se cumplieron dos días del paro de trabajadores petroleros que paralizaron la producción en todos los yacimientos concesionados a Sinopec en la zona norte de Santa Cruz, luego que la compañía de capitales chinos desafectara a varias cuadrillas de operarios de empresas contratistas.

Centeneras de trabajadores permanecen en el acceso a la base central de la operadora, en Cañadón Seco, donde a mediodía de hoy recibieron la visita del secretario adjunto Rafael Guenchenén.

El dirigente les ratificó el acompañamiento de todos los miembros de la comisión directiva que encabeza Claudio Vidal y los impuso de las acciones que se están llevando a cabo.

Tanto en la improvisada asamblea como en el informal diálogo que mantuvo con la prensa, lanzó fuertes críticas al gobierno provincial por la impasividad de sus funcionarios que “dejaron avanzar a esta compañía con su política de desinversión y enviar a cientos de compañeros a que permanezcan en sus domicilios, lo cual hace que ´peligre su fuente laboral”.

“La verdad es que nos parece raro todo esto, raro en el sentido que la operadora pareciera no querer revertir su postura si no llega a un acuerdo con el gobierno provincial”, conjeturó.

“Como gremio, ya le habíamos advertido al sector empresarial que no íbamos a permitir este atropello y la única novedad es que hace pocas horas el Ministerio de Trabajo de la provincia dictó la conciliación obligatoria, pero no tenemos la seguridad de que los trabajadores (desplazados) vuelvan a sus puestos”, puntualizó.

Además, Guenchenén dijo que toda esta situación deja en evidencia que el gobierno provincial está respaldando el accionar de Sinopec que continúa reduciendo la cantidad de personal en sus yacimientos “y esto es una vergüenza”.

“Por eso muchachos les digo que tenemos que estar más unidos y firmes que nunca –acotó- y esperamos que de la reunión que hoy mantendrá nuestro secretario general con el Ministro de Trabajo (Teodoro Camino) salga algo positivo”.

“Vamos luchar para que en estos yacimientos no quede afuera ningún trabajador y si bien a nosotros no se nos informó formalmente si todo esto tiene que ver con una negociación con otra operadora para traspasar las áreas, lo que decimos es que si Sinopec se quiere ir que se vaya y si se queda que invierta, pero que sea el gobierno el que nos dé una respuesta”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico