Italia vuelve a ser finalista de la Euro tras nueve años  

La selección "azzurra" empató con España 1-1 en los 90' reglamentarios. Fueron al alargue y el resultado no se modificó. En los penales, Italia se impuso 4-2 y jugará la final con el ganador de Inglaterra y Dinamarca que se enfrentarán este miércoles desde las 16.

Italia venció por penales a España 4-2 en el mítico Wembley y avanzó a la final de la Eurocopa 2021 de fútbol, donde se enfrentará al ganador de la otra semifinal entre Inglaterra y Dinamarca, que se enfrentarán este miércoles.

El partido, que se disputó en Londres, había terminado el tiempo reglamentario 1-1, por lo que tuvo que jugarse un alargue de 30 minutos. En el extra, el resultado no se modificó por lo que la definición llegó a los penales.

Ya desde el comienzo, las ideas de ambas se vieron reflejadas. España tomó el control de la pelota, se mostró adelantada, con una línea defensiva a la altura de la mitad del campo, y apostó a la circulación. A su vez, en el frente de ataque, sin un centrodelantero de referencia, intentó aprovechar las rotaciones de su tridente de delanteros, con Dani Olmo como el más movedizo.

Por su parte, Italia se instaló en su sector, con el fin de mantenerse replegada y sólida. En tanto, a la vista de una defensa adelantada en el rival, buscó los pases largos a su espalda para dañar y arrimarse al arco de Unai Simón.

Fue entonces, por esta vía, que la Squadra Azzurra dio el primer aviso con Nicolò Barella, a quien le cobraron un fuera de juego, luego de quedar a solas con el arquero, por la izquierda, y rematar al palo derecho.

Los de Luis Enrique, a medida que avanzó la primera mitad, aumentaron su poderío con el balón y pasaron a ganar en la zona media, con mayor incidencia de Pedri. Por esto, y con la generación de espacios, tuvieron sus llegadas y la primera fue por medio de Ferrán Torres, quien remató cerca del poste izquierdo.

A poco de la media hora de partido, los españoles rozaron la apertura del marcador tras un disparo de Olmo, frente al arco, que detuvo Gianluigi Donnarumma con una buena atajada a la esquina izquierda.

Después de intentar saltar líneas en diversas ocasiones, el cuadro de Roberto Mancini también tuvo su chance por conseguir el primer festejo. Esto sucedió con un pase de Lorenzo Insigne, por la banda izquierda, hacia Emerson y éste se metió en el área tras una corrida e impactó fuerte al travesaño antes del descanso.

El elevado ritmo, previo al entretiempo, no se detuvo para el complemento. De hecho, en los minutos iniciales, España se abrió la ocasión con una rápida salida por el lado derecho, donde recibió y encaró Mikel Oyarzabal para conectar un pase con Sergio Busquets, quien disparó y envió la pelota al techo del arco.

Pero, tras tanto ida y vuelta, el ansiado gol llegó para los Azzurri, a los 60'. En un formidable contragolpe con pelota al piso, y que inició Donnarumma, Insigne envió un pase de tres dedos por la izquierda para Ciro Immobile y, en el intento de un zaguero por cortar, Federico Chiesa tomó el rebote y, cerca del vértice del área, remató colocado al lado derecho, en un tiro que dejó sin reacción al arquero.

Esta anotación movió los ánimos de los españoles e impulsó a los italianos, que unas jugadas después rozaron el segundo festejo en un disparo raso de Immobile, detenido por Unai Simón. Mientras tanto, los de Enrique intentaron igualar las cosas cuanto antes y, si bien generaron situaciones suficientes, con un incisivo Dani Olmo, la celebración le resulto esquiva.

Sin embargo, adentrado en el último tramo del encuentro, el cuadro rojo aumentó la intensidad para conseguir su cometido y así lo hizo: Alvaro Morata, quien había ingresado justo después del tanto del elenco azul, creó una buena pared con Olmo y, a la altura del punto del penal, definió con total calma, de zurda, al poste izquierdo a los 80 minutos.

Las ocasiones no faltaron sobre el cierre, aunque fueron aisladas, por lo que el duelo pasó a la prórroga. Acá, el juego pasó a ser más friccionado y como evidencia del desgaste de varios futbolistas. Pese a esto, España fue la que más se arrimó a la ventaja, con dos oportunidades, de Morata y Marcos Llorente, que obligaron la salvada de los zagueros.

Con tal disputa y el resultado en tablas, todo fue a la definición por penales. En la tanda desde los doce pasos, que comenzó fallida para los dos equipos, Italia fue efectiva en el resto, con una atajada de Donnarumma a Morata en el trayecto, y avanzó con el 4-2 a su favor.

Así, Italia regresó a una final de Euro tras hacerlo, por última vez, en 2012, cuando cayó ante España por una goleada. Ahora, buscará revancha también en Londres, el próximo domingo, en lo que será su cuarta participación en tal instancia y, en la misma buscará su segunda estrella en esta competición frente al ganador de la llave entre Inglaterra y Dinamarca, que se enfrentarán este miércoles.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico