Jujuy con su historia prehispánica invita al turismo nacional

Purmamarca, Tilcara, las Salinas Grandes, los diques, el Parque Nacional Calilegua y Humahuaca son algunos de los lugares que el turista debe visitar en esta hermosa y pintoresca provincia del norte argentino.

Jujuy es hermosa, pintoresca, aventurera e imponente. Ideal para el turismo, y para quienes desean conocer cada rincón del país. Su capital, San Salvador de Jujuy, se encuentra a 2.639 kilómetros de Comodoro Rivadavia. Por la ruta Nacional nº 3 y luego por la 35 y 36 se llega a esta provincia que recibe a miles de visitas durante todo el año, siendo un lugar ideal para los contingentes de jubilados que transitan el país.
Purmamarca es uno de los lugares más lindos de Jujuy. Esta pequeña población al pie del imponente Cerro de los Siete Colores, fue declarado Lugar Histórico Nacional. Ciudad de origen prehispánico, tiene consigo un pintoresco trazado urbano realizado en torno a la iglesia principal. Allí se puede visitar el cabildo, y la misma iglesia declarada Monumento Histórico Nacional en 1941.  Fue construida en 1600 y en su interior se encuentran ornamentos y pinturas antiguas realizadas por indígenas.
En este poblado aun se encuentran costumbres prehispánicas como la celebración de los misachicos, el culto devoto a los difuntos, los pesebres vivientes, la Semana Santa, el culto a la Pachamama y otros ritos anteriores a la colonización. Aunque esto no es exclusivo de este lugar, ya que en esta provincia los lazos con las tradiciones tienen un fuerte desarrollo.
Además, en la plaza principal se instaló una feria donde se ofrecen productos típicos: ponchos de lana de vicuña y llama, bufandas y gorros tejidos, tapices, sonajeros de semillas, collares y pulseras de alpaca y plata, entre otros suvenires ideales para los turistas.
A sólo 26 kilómetros se encuentra Tilcara, una ciudad que lleva ese nombre en honor a una tribu que la habitaba. Con casas de adobe, amasadas de tierra y paja, este lugar es un centro turístico de excursión y en temporada alta, base para los visitantes que arriban a la zona.
Museos, artesanos, restaurantes, confiterías, y una importante plaza hotelera hacen más que agradable la visita a esta urbe que por supuesto también cuenta con una hermosa iglesia. La misma fue construida cerca de 1.797 pero terminada e inaugurada en 1865.
Tilcara es conocida por ser la Capital Arqueológica de la Provincia de Jujuy debido a que cuenta con el Pucará, un sitio arqueológico considerado como el más importante de las antiguas poblaciones de la región. También es interesante visitar el Jardín Botánico de Altura y también la denominada Garganta del Diablo desde donde se puede apreciar la Quebrada en toda su extensión.

TURISMO AVENTURA EN JUJUY
El turismo en Jujuy presenta diversas opciones al viajero. A 190 kilómetros de San Salvador, por la puna se puede visitar las Salinas Grandes, una de las mayores depresiones de la provincia con más de 12.000 hectáreas de sal a cielo abierto que encandilan por la vastedad infinita del color blanco que las conforman, siendo un espectáculo digno de ver para el visitante.
Este salar limita con la Quebrada de Humahuaca y la sierra del Chañi por el sur y el este, mientras que por el norte y el oeste sus límites son el desierto de la Puna Salada.
Además, al sur de la capital se encuentra el circuito de los Diques, formados por La Ciénaga, Las Maderas y Los Alisos. En estos espejos de agua se practican deportes náuticos y se puede también disfrutar de pileta de natación, canchas deportivas y cabalgatas.
El circuito se destaca por su servicio gastronómico donde el pejerrey es la estrella de las comidas y sabores del lugar. En el Club de Pescadores la Ciénaga se pueden alquilar lanchas para realizar pesca deportiva o simples paseos.
Sin embargo, el gran espectáculo natural de la provincia es el Parque Nacional Calilegua, ubicado en el sudeste de Jujuy. El mismo fue creado en 1979 para resguardar un sector representativo de las yungas, uno de los ambientes de mayor biodiversidad de la Argentina.
El parque posee un relieve quebrado con profundos cañadones esculpidos por arroyos y ríos de marcada pendiente, como así también cordones montañosos con picos de más de 3.000 metros de altura. Sobresalen por su majestuosidad los Cerros Hermoso, Amarillo y Morro Alto y la Serranía del Socavón.
La mayor parte del Parque está cubierta por la vegetación típica de las yungas que, gracias a su difícil acceso, se encuentra muy poco alterada por la acción humana. Este es sin duda, un paraíso para los observadores de aves, con más de 300 especies registradas hasta el momento.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico