La mamá de Agustina explotó: "Entréguenlo o lo hace el pueblo"

Falta poco más de una semana para que se cumplan 4 meses del violento crimen, pero todavía no hay avances en la causa. Silvana Cappello hizo uso de sus redes para expresar su enojo. ¿Qué se sabe hasta el momento?

La mamá de Agustina Fernández, la joven pampeana que fue asesinada en julio de este año en Cipolletti, volvió a usar sus redes sociales, pero esta vez para emitir un fuerte mensaje para la justicia rionegrina. Es que, a casi una semana de cumplirse cuatro meses del crimen, aún no hay novedades sobre la causa y continúa la búsqueda del autor.

En dos publicaciones realizadas el lunes, Silvana Cappello cuestionó "hasta cuándo van a jugar con la gente" y sentenció que su tiempo y paciencia "están en off". En un otro posteo, con poco tiempo de diferencia, aseveró: "Ustedes salieron a investigar a mi hija. ¡Ella estudiaba lpm, estudiaba!". Para finalizar aseguró: "Entreguen al HDP o lo hace el pueblo", haciendo referencia al responsable de la muerte de su hija.

Cabe recordar que el hecho ocurrió el 2 de julio de 2022 por la tarde en el complejo de departamento ubicado sobre calle Confluencia al 1301 del barrio Las Calandrias, en el inmueble de un amigo, Pablo Parra, quien estuvo en la mira de la fiscalía ya que fue quien la encontró agonizando con un golpe en la cabeza. Pocos días después se declaró su fallecimiento.

Desde entonces, las líneas de investigación han sido varias e incluso se elaboró un identikit de quien podría haber estado involucrado en el crimen. Sin embargo, ningún llamado ni aporte permitió dar con el sujeto y la causa sigue sin avances contundentes.

Según pudo conocer La Mañana de Neuquén, la investigación gira en torno a un robo dateado al departamento de Parra. Allí, el delincuente se encontró con la joven y actuó con extrema violencia. En la actualidad, si bien no se descarta nada, se sospecha que el asesino ya no estaría en la región.

El crimen de la joven pampeana sigue impune y para los investigadores es todo cuesta arriba. Sin cámaras para rearmar un posible recorrido, sin testigos y con una muestra de ADN del presunto autor, pero sin nadie para cotejar.

Un precepto de toda investigación criminal es que nada ni nadie está descartado, pero a los pesquisas del caso les cuesta creer que Parra tenga algo que ver, aunque no lo descartan.

De acuerdo con el relato del joven petrolero, todo el recorrido que realizó el 2 de julio, entre las 19.30 y 20.15, espacio temporal en que se produjo el ataque, está más que probado y no hay duda alguna. De hecho, habría una persona vinculada a la investigación que lo vio en uno de los lugares que describió el joven.

A este dato hay que sumar que la muestra biológica levantada en la escena del crimen permitió obtener un registro de ADN.

Como Parra fue el último en ver con vida a Agustina, se transformó en el primer sospecho y también en el primero al que se le realizó un cotejo de ADN, pero de acuerdo con los expertos no es de él.

En cuanto al móvil, tampoco hay dudas de que se trató de un robo, ya que se llevaron dos celulares y mil dólares en efectivo. Pero este robo abre dos hipótesis: oportunismo o una entrega dateada.

La teoría del robo de un oportunista es bastante azarosa y lo que los investigadores han podido determinar es que el asesino fue directamente a ese departamento porque sabía que Parra guardaba dólares en un lugar puntual. Acá el azar se desvanece.

Incluso, sospechan que se trató de un escruchante dateado que lo único que pretendía era robarse el dinero, mientras Parra no estaba en el departamento. De hecho, hasta esperó a que el joven saliera para ingresar, pero no previó que allí estaba Agustina y una vez sorprendido todo se salió de control.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico