Murió el mecánico y ahora buscan a uno de los Nieves

Jorge Olivera tenía 23 años y recibió un disparo en su vivienda del barrio San Martín el pasado jueves. Agonizó más de 48 horas y murió esta madrugada. Aparentemente el ataque fue porque se negó a repararle el vehículo a Rodrigo Nieves, quien por estas horas es intensamente buscado por la policía.

Es el primer homicidio del año 2019 y la víctima vivía en el barrio San Martín. Jorge Olivera era mecánico de profesión y tenía 23 años. Se hallaba en su propiedad el jueves alrededor de las 20 cuando llegó un sujeto que aparentemente le exigió que le arreglara el vehículo. Olivera se negó. Según dicen, el cliente le había quedado debiendo un trabajo anterior.

Fácilmente irritable, y sintiéndose impune, el cliente extrajo un arma y le disparó a Olivera tres veces. Uno de los proyectiles le dio en la cabeza y al ingresar se fragmentó en cinco partes que le provocaron un daño irreversible. Agonizó más de 48 horas y falleció este domingo a la 1.30.

Apenas ocurrió el ataque, la policía inició su tarea de investigación e identificó al atacante, secuestrándole el vehículo, un Peugeot 206. De inmediato trascendió su identidad: Rodrigo Nieves, de 18 años. El joven sería integrante de la conocida familia que desde hace más de un lustro aterroriza a vecinos de los barrios Ceferino, San Martín y otros. Incluso no es la primera vez que se ven involucrados en un crimen, en forma directa o indirecta.

Por estas horas, los policías intensifican su tarea para dar con el sospechoso y llevarlo ante los jueces para que dé cuenta de sus actos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico