Por el paro aeronáutico hay demoras de hasta 24 horas para tomar un vuelo en el Aeropuerto de Comodoro

Luego de más de 10 horas de protesta, los gremios aeronáuticos levantaron las medidas de fuerza que desde la mañana de ayer afectaron a todos los aeropuertos del país y que llevó a que se cancelaran y reprogramaran vuelos. En Comodoro Rivadavia solo se canceló un vuelo pero se reprogramaron otros tres con destino al Aeroparque Metropolitano, Neuquén y Córdoba. Algunos pasajeros reclamaron que deberán esperar más de 24 horas para poder abordar un avión. En la estación aérea se repitieron gritos y quejas por parte de pasajeros ante la falta de respuestas de los responsables de la línea aérea.

Mantas, almohadas y un termo de café eran los elementos más requeridos ayer en el Aeropuerto Mosconi por los pasajeros que quedaron varados ante el conflicto gremial que generó reprogramaciones en todo el país.

El paro de los sindicatos aeronáuticos comenzó a las 7 en reclamo de que Aerolíneas Argentinas abonara la cláusula gatillo de ajuste por inflación en el pago de los sueldos de octubre que la empresa estatal no reconoce y ante la denuncia de que el Gobierno nacional pretende congelar los salarios por cuatro o cinco meses. Finalmente la medida se levantó a las 18 después de que la Secretaría de Trabajo convocó a dos asambleas.

La situación se volvió caótica en diferentes aeropuertos del país a tal punto que se cancelaron 240 vuelos y se vieron afectados 30 mil pasajeros. Según se informó, en Comodoro Rivadavia solo se canceló el vuelo AU 2831 que pretendía salir a las 17 con destino a Aeroparque. Mientras que los vuelos AR1833 hacia Aeroparque, AU2843 hacia Neuquén y AR1555 hacia Córdoba fueron reprogramados para las próximas horas.

La bronca e indignación de los pasajeros en el Aeropuerto Mosconi pasó porque, en algunos casos, se tendrá que esperar hasta 24 horas para poder abordar un avión.

“Yo estoy acá desde 5. Estaba a punto de abordar el avión cuando me dijeron que no iba a salir por un conflicto gremial. Pasaron como 11 horas y todavía estoy acá esperando”, sostuvo Valeria, una de las pasajeras que espera ser parte del vuelo AR1833, que tenía salida programada para las 7:55.

“Me dicen que recién a las 3 voy a poder salir. Ya no sé cuánto café tengo que tomar para poder seguir acá. Estoy cansada y me quiero bañar. No puedo volver a casa porque un remis me cobra una barbaridad. Lo peor es que nadie te más respuestas”, cuestionó.

Otros usuarios también se quejaron que su vuelo recién podrá salir hoy a las 22 perdiendo turnos médicos en Buenos Aires. “Yo viajaba a las 8 para ir a ver al médico mañana (por hoy). El pasaje es lo de menos pero el turno no sé cómo voy a hacer para recuperarlo. Genera mucha indignación porque no solo tenés que esperar sino también convivir con la bronca de que nadie te sabe explicar nada”, lamentó Rafael, quien pretendía viajar con su esposa para visitar a un especialista en Capital Federal.

COMER Y DORMIR

EN EL AEROPUERTO

Acorde a como pasaban los minutos, en el Aeropuerto Mosconi se buscaba el mejor lugar para pasar la noche. Es que muchos estaban en esta ciudad de paso y no tenían la manera de encontrar un mejor modo de descansar. “Nosotros somos de Salta. Vinimos a Caleta Olivia a visitar a unos amigos y nos volvemos. Un hotel no podemos pagar porque supuestamente nos reprogramaron el vuelo para las 5. Esperaremos acá como podamos, pero por momentos se vuelve insoportable”, manifestaron Matías y Valentina quienes debían abordar el vuelo AR1833.

En la misma situación se encontraba Alfredo, quien debía volver a Córdoba para cursar sus estudios universitarios. “Me escapé a ver a mi mamá por unos días y estoy esperando a que se normalice todo. Lo peor de todo esto es que si te vas, podés perder el vuelo y la verdad es que no tengo ganas de que me reprogramen el viaje. Esperaremos acá. Mi suerte es que mi vieja me trae comida”, aseveró el joven.

A raíz del conflicto, desde Aerolíneas Argentinas se anunció que los usuarios afectados por el reclamo gremial podrán cambiar sus pasajes para otras fechas o destinos durante un lapso de 30 días. Sin embargo, no todos se tomaron con gracia la propuesta. “Yo pagué un pasaje para ir a disfrutar de días pedidos en el trabajo. Ya perdí uno y quizás pierda otro. A esto tenés que sumarle el alojamiento que tampoco te lo reintegran. Es una vergüenza todo esto”, criticó Virginia quien se preparaba para ir a Neuquén.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico