Se llevaba la gorra de un maniquí

Jonathan Nahuel Nieva fue detenido ayer cuando intentaba escapar luego de un hurto que había cometido en un comercio de San Martín 536. Allí le había arrebatado una gorra a un maniquí en exposición y salió corriendo. Lo siguió uno de los empleados que lo hizo caer y un policía que hacía servicio de seguridad adicional lo redujo.

Jonathan Nahuel Nieva (23), oriundo de Tucumán, ayer a las 10:30 fue detenido en Rivadavia y 25 de Mayo al ser reducido por un empleado de un comercio y un policía que realizaba servicio adicional en el Casino Club. Todo por arrebatarle la gorra a un maniquí de un comercio.
Nieva, según averiguó El Patagónico en el lugar de los hechos, ingresó al local "Ritmo Urbano" de San Martín 536 y en un momento dado le quitó una gorra gris que tenía el maniquí de exhibición, la escondió debajo de su campera y escapó.
Isaías, uno de los empleados del local, lo vio y decidió correrlo por San Martín y también por 25 de Mayo, mientras iba gritando que perseguía a un delincuente. Un policía de la Seccional Primera que realizaba servicio adicional en las puertas del Casino se sumó a la persecución que culminó en Rivadavia y 25 de Mayo, cuando Isaías empujó a Nieva para que cayera.
En ese momento, entró en escena el policía que redujo a Nieva en medio de la sorpresa de varios transeúntes. Es que Nieva gritaba de cara al suelo y el policía lo mantenía inmóvil apoyándole toda su humanidad sobre el cuello.
Más tarde se sumarían otros dos policías que tras esposarlo, lo subieron a un patrullero. "No saque foto" le dijeron al fotógrafo del diario los policías que trataba de captar el momento de la detención.
"Estaba desayunando y se robó lo que había en la vidriera. Ahí me estaba diciendo un señor que también descartó algo debajo del auto. Lo corrí cuadra y media" contó Isaías.
La Policía secuestró la gorra color crema con etiqueta que hurtó quien seguramente quería cambiar su gorra, una azul ya vieja y con el logo de una conocida firma de helados. Desde el suelo, Nieva gritaba sin parar: "devolveme el celular vos, ¿eh?". No se entendió a quién se dirigía y qué más pedía.
Isaías recordó que a Nieva ya lo había corrido en otra oportunidad por otro delito. "No es la primera vez, la otra vez me rompió el vidrio del auto acá arriba, y lo corrí hasta una panadería. Es el mismo muchacho, se ve que vive de esto" dijo el empleado del comercio.
Nieva fue detenido en la comisaría Primera por el delito de hurto, ya que no violentó objeto alguno. El delito tipificado tiene una pena excarcelable.
"La gente decide. Podría hacer otra cosa el muchacho, yo conseguí trabajo hace poco, así que imagínate. Todos podemos laburar porque hay laburo en todos lados. Vos agarras el diario y sale, pero el que no quiere trabajar, no trabaja" sentenció Isaías.
La Policía Científica fue hasta el lugar del robo y fotografió la cabeza del maniquí. "Ahí estaba la gorra" señalaba otra de las comerciantes.
El joven con domicilio en el barrio Abel Amaya, fue puesto a disposición de la Justicia.
Desde la comisaría Primera informaron que cerraron agosto con 10 detenciones de personas mayores de edad en el Centro por distintos delitos, mientras que demoraron a 4 menores.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico