"Si no le entregaba la plata, iban a violar a mi hija"

Un grupo de delincuentes cometió un raid delictivo y en una de las casas donde ingresaron amenazaron a una mujer con violar a su hija si no les entregaban dinero. Dos de los asaltantes fueron detenidos y otros dos escaparon.

Vecinos de Banfield en Lomas de Zamora vivieron una madrugada de terror luego de que de cuatro delincuentes que intentaron robar tres casas, balearan a un hombre de 81 años en el brazo y luego escaparan por los techos. Mirta es la dueña de la casa a la que ingresó primero la banda y en diálogo con Crónica HD revivió el dramático momento.

"Mi hija vino a la habitación porque escuchó ruidos y en ese momento la agarraron y la pusieron de rodillas en la punta de mi cama", relató la mujer. "En ese momento lo único que atiné es a querer agarrarla”, continuó y sostuvo que los tres asaltantes le pedían dinero y le exigían a su marido que les entregue su arma.

"Decían que sabían que mi esposo era policía y que teníamos dólares. No sé si confundieron con mis vecinos policías o qué, encime mi marido es grandote, pero no es policía", aclaró. Según lo que pudo observar en ese momento, a la casa ingresaron tres delincuentes y se quedó haciendo campana.

Aún conmovida y abrazada a su hija, recordó el momento más dramático del asalto: "Uno de ellos, el más violento, mientras apuntaba a la nena en el piso me decía que, si no le entregaba los dólares, iban a violar a mi hija", dijo con lágrimas en los ojos.

“Mi hija estaba en una videollamada con una amiga cuando entraron ellos”, destacó Mirta, y no dudó en asegurar: “Eso nos salvó, porque la policía llegó rápido”. De todas formas, no dudó y subrayó: "Fueron los 10 minutos más eternos de mi vida". Al oír lo que pasaba, la amiga de Julieta, la hija de once años del matrimonio dueño de la casa asaltada, avisó a sus padres y estos llamaron a la policía.

En cuanto las sirenas de los patrulleros empezaron a escucharse a lo lejos, los delincuentes escaparon por el fondo de la vivienda. Pero fue sólo el principio de su recorrido delictivo antes de que, totalmente rodeados por los efectivos, dos de ellos terminaran detenidos.

Al enterarse que los dos asaltantes capturados tenían antecedentes por robos agravados, Mirta sostuvo: "estos hijos de... tendrían que están muertos, así no le cagan la vida a nadie". Los otros dos aslatantes escaparon y son intensamente buscados por la policía en la zona. “Mi nena está asustadísima”, se lamentó con su hija Julieta al lado, tan conmocionada como ella, y concluyó: “Tiene miedo de que esto vuelva a pasar, le arruinaron la vida”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico