Tarrío, la historia del pago escalonado y los diputados

El exfuncionario provincial recordó cómo se generó la actual crisis económica en Chubut y aún se pregunta por ciertas actitudes de la Legislatura.

El exministro de Economía de la provincia, Luis Tarrío, recordó que cuando comenzaron con el pago escalonado en marzo de 2018, por lo menos “los trabajadores tenían la certeza que a los 30 días tenían depositado sus haberes”.

Tarrío era secretario de Finanzas cuando el ministro de Economía Alejandro Garzonio adoptó la decisión de apelar al pago escalonado en febrero de 2018. “Era la única manera de asegurarles a todo el personal y a los jubilados que cada 30 días iban a tener el sueldo debidamente acreditado, con la demora que tendrían los rangos, pero en aquel momento era la única forma de poder cumplir con el compromiso”.

En este sentido, admitió que “al principio la gente lo tomó mal, pero luego tenían la certeza de que cada 30 días tenían acreditado su sueldo. En diciembre pudimos pagar en un solo depósito los sueldos de noviembre y dentro del mismo mes pagamos el aguinaldo, pero en aquel momento la Legislatura no nos acompañó en un pedido de refinanciación”.

Según el exfuncionario en declaraciones a La Petrolera, “si la Legislatura nos hubiese acompañado en el pedido de refinanciación, que fue rechazado por una cuestión totalmente irreal, algo que no existe que parece más un capricho que realidad, hubiéramos podido mejorar la situación en enero (de 2019)”.

En cuanto a la actualidad, Tarrío –que asumió como ministro de Economía a fines de junio de 2019, renunciando 45 días después- reconoció que solo sabe de las cuentas provinciales por lo que trasciende en los medios de comunicación, aunque opinó que “es necesario tener un acuerdo. Veo la situación muy difícil; deben acompañar las fuerzas que están cercanas al gobierno y los gremios buscando sacar a la provincia adelante y pensando que cualquier programa que se haga de recuperación de la provincia va a llevar más de un periodo de gobierno”.

A su criterio, “es necesario el acuerdo de todos porque el que venga atrás, no importa el signo político que tenga, tendrá que seguir con lo que se decida tan pronto como se logre un acuerdo”.

Asimismo, Tarrío habló de las cuestiones que terminaron en la grave situación financiera que atraviesa Chubut, entre ellas “la cláusula gatillo” que “se transformó en un problema muy serio” porque “en su momento, y con las proyecciones de inflación que tenía el anterior gobierno nacional, parecía manejable. Por otro lado, las regalías se mantuvieron en algunos casos, en otros casos bajó el precio del petróleo. La actividad y la coparticipación fue menor y muchas circunstancias jugaron en contra, pero nosotros logramos que dentro del mes siguiente se pagara el mes vencido”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico