Uno de los asaltantes de la estación de servicio "El Mapuche" fue condenado tras reconocer la autoría

En el marco de un juicio abreviado fue condenado uno de los asaltantes de la estación de servicio "El Mapuche", ocurrido el 28 de noviembre del año pasado. Se trata de Paulo Francisco Durand, quien reconoció su participación en el delito y recibió una pena de 4 años y 11 meses de prisión, además de ser declarado reincidente.

El caso fue calificado como robo agravado por el uso de arma de fuego, cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse por acreditada.

La audiencia se llevó a cabo en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y estuvo presidia por la jueza penal Raquel Tassello. El Ministerio Público Fiscal fue representado por la funcionaria Andrea Serer y el fiscal general, Julio Puente, mientras que el imputado fue asistido por el abogado particular, Mauro Fontéñez.

Según se relató en la audiencia, la Fiscalía logró probar la materialidad del hecho por los dichos de testigos presentes en el lugar. La juez además consideró que la autoría de Durand se encuentra acreditada por las imágenes captadas por las cámaras del local comercial en el cual se cometió el hecho, por lo que dispuso que una vez que quede firme la sentencia la misma pasará al Juzgado de Ejecución.

El robo incluido en la acusación ocurrió el 28 de noviembre del año pasado, alrededor de las 18:55, cuando Paulo Durand y un hombre aún no identificado, se hicieron presentes en la Estación de Servicio “El Mapuche”, ubicada Alejandro Maíz al 200, del barrio Don Bosco.

En esas circunstancias, Durand ingresó a la oficina de portando una maza y haciendo ademanes de tener un arma de fuego en la cintura, donde se hallaba la caja registradora y se encontraba trabajando un empleado del local, ante quien destrozó con la maza un tablero que contenía las llaves de corte de electricidad.

Al instante ingresó el otro individuo aún no identificado, quien vestía un buzo con capucha y portaba un arma de fuego tipo pistola color negra, la cual apoyó sobre el estómago del empleado, lo tiró al piso y dirigiéndose hacia una puerta que se encuentra al final del pasillo, utilizando la fuerza necesaria la forzó.

Los dos ladrones ingresaron amedrentando con el arma de fuego a dos empleados más. Allí sustrajeron dinero en efectivo de la caja registradora, tras lo cual huyeron en diferentes direcciones, aunque Durand fue señalado por un testigo y la policía logró detenerlo en cercanías de una escuela.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico