Continúa la búsqueda del ARA San Juan a tres semanas de su desaparición

Las condiciones climáticas mejoraron ayer y la Armada pudo continuar con el operativo de búsqueda del submarino desaparecido el 15 de noviembre. Las tareas estuvieron orientadas en un objeto detectado a 950 metros de profundidad. En tanto, desde la Armada, en conferencia de prensa, admitieron que en septiembre la nave tuvo una avería similar a la que se produjo el día de su último contacto.

El mejoramiento de las condiciones climáticas permitió ayer avanzar en “la inspección” de un objeto detectado a 950 metros de profundidad en la zona del Atlántico sur donde busca el submarino ARA San Juan, desaparecido el 15 de noviembre.

“En este momento se encuentra inspeccionando este objeto o alteración de fondo que detectó hace unos días el buque oceanográfico Cabo de Hornos, de Chile”, informó en su parte diario el capitán Enrique Balbi.

Según explicó el vocero de la Armada, “las condiciones meteorológicas han mejorado, hay vientos moderados y olas de dos metros”, lo que permitió realizar la inspección con el sumergible remoto ruso Panther Plus, que lleva a bordo en el área de búsqueda el aviso Islas Malvinas.

Si bien aclaró que la Armada intenta “no generar ilusiones”, comentó que “se está tratando de evaluar (este objeto), que de alguna manera coincidía con la cinemática del submarino en cuanto a rumbo y velocidad”.

El vocero naval afirmó además que el buque Cabo de Hornos “pasó varias veces, obtuvo un objeto en el fondo y fue corroborado por otro buque, con otro sensor”.

Recordó también que en barridos anteriores de los fondos marinos los buques de la Armada y de otras banderas registraron seis contactos o detecciones, de los que en poco tiempo fueron descartados dos: uno correspondiente a un pesquero chino ilegal hundido en el 2000; y otro a una embarcación dedicada a la pesca del calamar.

“Quedaron cuatro y uno (de ellos) ya fue descartado como un pesquero a 477 metros de profundidad”, añadió, por lo que quedan tres detecciones, entre ellas la inspeccionada ayer por el sumergible ruso.

Se espera que hoy finalmente arribe a la zona de búsqueda el buque ruso Yantar, cuya llegada estaba prevista para ayer. Ese barco trae a bordo un sumergible capaz de inspeccionar el fondo marino hasta los 6.000 metros de profundidad.

Por otro lado, se programan nuevos rastreos en el área de búsqueda e inspecciones visuales que realizarán los sumergibles rusos, y otro cuyo arribo se espera para el sábado a bordo del buque estadounidense Atlantis.

En ese sentido, se informó que esos sumergibles podrán operar “en forma paralela”, en sectores diferentes donde se hayan localizado objetos o podrán detectar otros en diversas profundidades.

UNA FALLA EN SEPTIEMBRE

Balbi, por otra parte, admitió ayer que ya se había registrado una falla “similar” a la informada en el último contacto del submarino, el pasado 15 de noviembre.

En ese sentido, señaló que se trató de “una avería informada en septiembre por el comandante superior, similar sobre el ingreso de agua por el snorkel”, pero en esa ocasión sin entrada de agua al sector de baterías, como ocurrió en el último contacto con tierra.

También informó que la Armada recibió de parte de la empresa de telefonía satelital “una planilla, corroborando las llamadas, tanto de telefonía como de datos (hechas desde el San Juan el último día que tuvo conexión con la base) a lo largo de esas horas que duró estar a plano de periscopio”.

Estas comunicaciones del pasado 15 de noviembre fueron “dos de telefonía y dos de datos”, en las que el comandante informó de las fallas por el ingreso de agua que provocaron un principio de incendio en el sector de baterías de proa.

Balbi reiteró que la última de esas comunicaciones, “exactamente, fue de 7.19 a 7.26” del 15 de noviembre. Luego se perdió la comunicación con el San Juan y desde entonces se desconoce su paradero.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico