Cruces y críticas por el foco infeccioso en el patio de la Escuela 738

Desde la Delegación de Educación aseguran que el patio de la escuela está afectado por derrames cloacales mientras desde la secretaría de Ambiente municipal tras una inspección del área se advirtió que se trata de un afloramiento de agua por el terreno en el cual esta emplazado el edificio. A pesar de los cruces sobre el tema se espera el rápido inicio de obras antes del retorno a las actividades.

Desde la cartera provincial se arbitran todos los medios conducentes a dar solución a la problemática detectada. “El municipio local dejó que explotara la napa y que entrara el colegio en crisis”, puntualizó la delegada Administrativa Región VI, Laura Longo.

El Ministerio de Educación del Chubut informó que las instalaciones de la escuela provincial 738 están afectada por derrames cloacales que no pueden atribuirse a este establecimiento sino a la presencia de napas cercanas. La entidad educativa afectada se encuentra ubicada sobre las calles Bruno Pieragnoli y Kaiken, del barrio San Cayetano de Comodoro Rivadavia.

En este sentido, la responsable de la Delegación Administrativa de la Región VI de la cartera educativa, Laura Longo, sostuvo que “durante la recorrida habitual por los edificios escolares para evaluar los avances en los programas de mantenimiento y refacción para el inicio del ciclo lectivo, nos encontramos con la directora del establecimiento nº 738 quien me mostró la situación de derrames de líquidos que afectan un sector del colegio, y no solo el colegio sino también el barrio adyacente”.

“Ante la situación, la propia Directora inmediatamente inició las gestiones ante el municipio local durante el receso de verano, para que el área correspondiente realice la inspección y elabore el informe correspondiente”, describió Longo, quien sumó que “hubo personal municipal el día jueves que se comprometió a elaborar un informe a elevar a esta Delegación, y al mismo tiempo que consideraron que, a raíz que se afectó el patio de la escuela, solicitarían autorización por nota para trabajar en esto.

“El municipio local dejó que explotara la napa y que entrara el colegio en crisis”, puntualizó Longo, quien dejó en claro que “estas aguas vertidas no son producto de la actividad del colegio, sino que provienen de napas cercanas”,

Asimismo, la funcionaria relató que “hemos informado oportunamente sobre esta situación al área de ambiente municipal para darle una solución, sobre la cual, en principio, no existen registros ni antecedentes en este edificio escolar”.

“En cierto modo, la solución estaría encaminada, aunque, por ahí, los tiempos no son los que todos quisiéramos”, finalizó Longo.

LA RESPUESTA DE AMBIENTE

El subsecretario de Ambiente, Daniel González, tras una recorrida del establecimiento indicó que se trata de un afloramiento de agua, en el que debe intervenir Provincia por ser la autoridad con competencia dentro de los establecimientos educativos.

“No es un derrame cloacal, es un afloramiento de agua. Lo que ocurre en esta escuela es que está en un bajo topográfico, y el nivel natural ha ascendido en ese sector, como ocurrió con tantos otros lugares después de la tormenta que hemos tenido”, señaló González.

Y en esa linea, explicó que “lo que hay que hacer es un pequeño dren, una zanja donde se captura esa agua, se coloca un caño y se la deriva. De esta manera el fenómeno deja de aparecer en el lugar”.

A la delegada local de Educación, le respondió: “evidentemente no tiene idea de lo que está hablando, que menciona al Municipio que es responsable. Le decimos que nosotros no manejamos los niveles freáticos de la ciudad, este es un fenómeno natural y hay que intervenir, pero es Provincia quien debe hacerlo. En caso de que no se pueda realizar esto el municipio verá cómo puede colaborar”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico