Desplazaron al responsable de la Unidad Penitenciaria por la escasa comida para los detenidos

La defensora pública Luciana Capone presentó un hábeas corpus colectivo para que los detenidos de la cárcel provincial ubicada entre Trelew y Puerto Madryn obtengan prisión domiciliaria. Argumentó que carecen de las raciones de comida necesarias y de cobertura médica, que debe incluir una ambulancia a disposición durante las 24 horas.

La defensora pública Luciana Capone presentó un hábeas corpus colectivo por los 62 detenidos en la Unidad Penitenciaria Provincial, solicitando asistencia médica, una ambulancia a disposición durante las 24 horas y mejoramiento en la calidad de comida e higiene.

La jueza de ejecución Patricia Reyes, citó al secretario de Seguridad y Justicia, Federico Massoni, y al jefe de la Policía de Chubut, Miguel Gómez, quienes se hicieron presentes en la audiencia y se comprometieron a solucionar la situación de los detenidos.

Massoni reveló: “se desplazó al encargado (de la cárcel) y se le inició un sumario interno” debido a que las compras que se enviaban no habrían llegado a los detenidos, a la vez que sostuvo que “se restableció la cantidad de comida solicitada y se proveerá de los medicamentos por intermedio del Ministerio de Salud”.

A su vez, Massoni informó que “la empresa Cuidados SA es uno de los expedientes observados porque presenta irregularidades”.

El fiscal jefe Daniel Báez, presente en la audiencia, destacó la presencia de Massoni y Gómez para brindar explicaciones y comprometerse a solucionar lo solicitado por la defensa, a la vez que indicó que tampoco “se puede desconocer la situación de la provincia, donde las personas que estamos en libertad no tenemos cobertura de la obra social”.

“No desconozco los problemas de la provincia. La resolución es de noviembre de 2017 y la solución no está. Voy a hacer lugar a la petición de Massoni y voy a dar un tiempo prudencial para solucionar el problema de forma definitiva. No quiero que solo vengan a dar la cara”, indicó Reyes.

Ya la semana pasada, los 62 detenidos estuvieron en huelga de hambre y uno de los referentes de los internos, Andrés Civitarreale se había comunicado con El Patagónico desde el pabellón y explicó que reclamaban por sus derechos de atención médica y educación. “Los médicos vienen y no atienden a nadie porque están de retención de servicio, la medicación la están dando los policías”, había denunciado el detenido respecto a esa situación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico