Drogaban y abusaban a menores con la complicidad de la madre

Una mujer drogaba a sus hijas de 11 y 8 años para que las violaran su concubino y su cuñado. La acusada y los individuos fueron apresados por los efectivos policiales.

La localidad bonaerense de Del Viso se convirtió en escenario de un aberrante suceso, ya que una mujer fue detenida por los efectivos policiales, al estar acusada de haber corrompido sexualmente a sus dos hijas de 11 y 8 años, a quienes drogaba con psicofármacos, para que su concubino y un tío de las niñas violaran a las indefensas criaturas.

También apresaron a los individuos. Se cree que, además, los implicados les tomaban fotografías pornográficas a las pequeñas. El padre de las niñas se encargó de denunciar la tremenda situación.

Al respecto, los voceros del departamento judicial de San Isidro revelaron a cronica.com.ar que la mujer, de 40 años, y su cuñado, de 43, fueron apresados luego de un allanamiento que se concretó en una finca situada en el norte del Gran Buenos Aires.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, al revisar esa vivienda, los integrantes de la Subdelegación Departamental de Investigaciones (SubDDI) de Pilar y de la D.D.I. de San Isidro lograron incautar teléfonos celulares, cámaras y rollos de fotos, aceite de cannabis sativa, cartas escritas por las niñas y tres municiones 22 largo, como también cajas y blísters con psicofármacos.

Mientras tanto, el padrastro de estas infortunas víctimas, de 36 años, resultó capturado gracias a un operativo que se desarrolló en la vía pública, en la zona bonaerense de Grand Bourg, donde se había escondido al saber de la existencia del expediente penal, que había sido abierto en su contra.

Estas diligencias investigativas comenzaron a raíz de una denuncia judicial que el 14 de marzo pasado radicó el progenitor de las menores, de 36 años, a quien las nenitas le confesaron el calvario que debían soportar en el interior de la vivienda familiar.

Pericias psicológicas realizadas a las víctimas (entre las que se incluyó la tradicional Cámara Gesell) y la obtención de diversos testimonios, incorporados al sumario, posibilitaron certificar la veracidad de las violaciones que sufrieron las menores.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico