El 2016 golpeó a los bomberos de Comodoro Rivadavia

Dos trágicas muertes enlutaron a la institución. En el mes de marzo Luís Gramajo murió en acto de servicio y en el mes de septiembre Gustavo Contreras, voluntario de zona norte fue brutalmente asesinado en manos de un femicida.

Carlos Marcolla, presidente de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Comodoro Rivadavia como cada año realizó un escueto balance de la tarea realizada y aunque se mostró satisfecho, advirtió "tuvimos pérdidas de camaradas y esto ensombrece todo".

La muerte de Luis Gramajo, se produjo el domingo 20 de marzo "Pirry" como lo llamaban sus compañeros estaba de guardia en el Cuartel Central y fue de los primeros en llegar a un incendio declarado en un bar emplazado en el acceso a la Costanera local.

El fuego que comenzó en la cocina del bar "Irlanda" rápidamente se propagó en el entretecho del viejo local de madera y mientras Gramajo trabajaba el derrumbe de parte del techo lo impacto de lleno. Por 45 minutos sus compañeros intentaron reanimarlo y antes de llegar al Hospital Regional, su deceso estaba confirmado.

La noticia significó un fuerte golpe para la institución de Bomberos de Comodoro que desde el año 1939 no sufría un accidente fatal de esta magnitud. Una gran caravana acompañó el cortejo fúnebre de despedida. Y meses más tarde la esposa de Gramajo que acababa de dar a luz recibió una vivienda de manos del Instituto Provincial de la Vivienda en honor al trabajo realizado por Gramajo.

MASACRE EN KM 8

El segundo episodio que ensombreció el año de bomberos fue el deceso de Gustavo Contreras un joven de 29 años que prestaba servicios en el Destacamento 2 de Kilómetro 8. Contreras fue ultimado de dos disparos ejecutados por el prefecto Marcelo Soria quien había sido su cuñado. El joven no tuvo posibilidad de defensa después de que el femicida ingresará armado a cuarto en medio de la madrugada.

Durante la tarde, antes del ataque en el que resultó muerta su madre y su pequeña sobrina, Gustavo trabajó intensamente en el cuartel con las conexiones de wi fi con la intención de que el torneo de truco que venía planificando semanas atrás fuera un éxito.

Las pérdidas dolorosas para la institución reforzaron también los lazos solidarios entre los voluntarios y en la unión con el resto de la sociedad comodorense.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico