El hijo de Adrián Suar y Araceli González fue abusado de niño

El actor Tomás Kirzner, hijo de Adrián Suar y Araceli González, dio a conocer que cuando tenía siete años fue abusado en dos ocasiones.

Tomás Kirzner reveló que a los siete años fue abusado sexualmente por un hombre. El hijo de Adrián Suar y Araceli González contó que después de muchas charlas con su familia y sus amigos pudo aceptar lo que le pasó y aprendió a convivir con su historia.

“No hay un momento concreto al que diga, ‘quiero volver acá', hay varias cosas”, comenzó, en uno de los segmentos de PH: Podemos Hablar. “Hay un Toto de siete años al que en determinada situación le hubiese dicho: ‘No hace falta ver a tu amigo hoy, lo podés ver otro día’. Le insistiría en que lo puede ver mañana o esperar unos días más”, relató con cierto misterio al rededor.

Fue entonces cuando, visiblemente nervioso reveló: “En dos oportunidades abusaron de mí”. Y agregó: “No sé ni cómo se dice ni como se anuncia. Mi familia lo sabe, por supuesto”.

Toto relató que los abusos ocurrieron hace muchos años. “Soy una persona muy ansiosa, todo lo quiero ahora y ya. Aquel día, con siete años, quería ir a la casa de mi amigo que vivía por zona norte como mi familia y yo. En el barrio estaba laburando una persona a la que yo no había visto tanto”, detalló y entonces explicó lo que había querido decir antes. Si hubiese podido, habría evitado aquella situación.

“Estaba empecinado con llegar a la casa de mi amigo cuando me lo encuentro a él, que lo tenía de vista por haberlo cruzado en un par de oportunidades. Estaba con un rastrillo del lado de la calle y me empezó a hablar. No sé por qué, pero en un momento sentí que se empezó a oscurecer todo y yo me quería ir. Me empecé a alejar, él lo empieza a notar y finalmente ocurre”, contó a corazón abierto. “No voy a entrar en detalles porque es horroroso”, aclaró.

Este hombre era alguien que trabajaba en el barrio. “Lo conocían en los lugares que yo frecuentaba. Me acuerdo que me fui corriendo y llorando, no sabía a quien decirle. No lo vi más por un tiempo pero después volvió. El lugar en donde vivía terminó siendo una pesadilla”, confesó. Y agregó: “Ocurrió una segunda vez y después nunca más”.

“Me acuerdo cuando hace un par de años atrás le cuento a mi familia y a mis amigos más cercanos de la infancia. Mis viejos ahí se unieron para decir: ‘¿Qué hacemos con esta situación?’”, explicó sobre el momento en que decidió contarles sobre el abuso a sus padres.

La primera en enterarse fue Araceli. “Salió repentinamente. Estaba mirando el noticiero con ella y con Fabi y me empieza a agarrar un ataque de pánico. Ahí mi vieja sola me dice, ‘¿te pasó algo a vos?’. Y le conté”.

Después de conversarlo con su entorno y de buscar ayuda, Toto logró convivir con lo que le pasó. “Ahora estoy bien con el tema, lo naturalizo bastante en mi vida cotidiana”, explicó y agregó: “Decirlo acá me juega en contra, ¿lo habré dicho bien o mal? No sé de qué va a servir que lo diga, pero quizás porque ahora estoy tan tranquilo con el tema lo puedo contar libremente”.

“Mis amigos se acuerdan de cosas que yo había reprimido. Uno me dijo que se acordaba que cuando éramos chicos y pasábamos por esa casa, yo siempre decía: ‘¡vamos a correr una carrera!’, y corríamos toda esa cuadra”, rememoró antes de contar lo que le dijeron Suar y González. “Mis papás me dieron la opción de decidir qué hacer, y a mí me salió decir naturalmente: ‘Ya está'. ¿Qué voy a hacer? Ya pasó, no puedo hacer nada”, culminó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico