El intendente de Pico Truncado afirmó que su posible renuncia es un invento de sus opositores

De todos los intendentes santacruceños que en diciembre asumieron gestiones por primera vez o renovaron mandato, el de Pico Truncado, Osvaldo Maimo, es quien afronta la situación institucional más difícil por negarse a reincorporar a más de doscientos empleados municipales que estaban contratados, prestaban servicios a través de cooperativas o pertenecían al plantel político de su antecesor, Omar Fernández, quien poco antes de irse los incluyó en planta permanente.

Caleta Olivia (agencia)

Inmediatamente después de haberse hecho cargo por quinta vez de la comuna de Pico Truncado, Osvaldo Maimo firmó un decreto que anulaba las incorporaciones hechas a último momento por Omar Fernández y aunque el Concejo Deliberante (donde la representatividad del intendente es minoría) dispuso lo contrario, igualmente no cambió de postura y solicitó que sea la Justicia la que resuelva en consecuencia.

La tensión de los afectados se hizo sentir el miércoles cuando se manifestaron dentro del edificio municipal con el apoyo de referentes de la Asociación Personal de la Administración Pública (APAP) encabezados por la dirigente Adriana Martínez, lo que motivó que Maimo quedara encerrado por más de diez horas.

Para el intendente, detrás de todo este escenario de conflicto están, entre otros adversarios políticos, su antecesor Omar Fernández, referente del Partido Socialista que estuvo ligado al macrismo, a quien responsabiliza que ex profeso, le dejó un pesado legado, algo similar a la “transferencia” de Facundo Prades a Fernando Cotillo en Caleta Olivia.

El clima de inestabilidad institucional truncadense comenzó percibirse el mismo día del cambio de autoridades por la presencia en el acto de cientos de adherentes a Fernández y durante la última semana comenzaron a circular versiones por redes sociales y mensajes vía WhatsApp, anunciando la posible renuncia de Maimo a la intendencia.

Sin embargo, al ser consultado por El Patagónico, Maimo descartó de plano esa posibilidad y pidió que no se lo compare con otra figura política de esa ciudad que años atrás ocupó un cargo de jerarquía en el gobierno provincial y dimitió a raíz de los problemas institucionales existentes. Aunque no lo nombró, era evidente que se refería al exgobernador Sergio Acevedo.

“EN CONTRA DE SU VOLUNTAD”

En relación a los sucesos del miércoles 22 de enero, a través de su oficina de prensa, el Departamento Ejecutivo Municipal difundió un comunicado por el cual se indica: “el intendente Osvaldo Raúl Maimo estuvo retenido en contra de su voluntad por cargos políticos, exmonotributistas de la gestión saliente y referentes del gremio APAP”.

“En el marco del conflicto –se añade- el Ejecutivo Municipal accedió al diálogo con la señora Adriana Martínez, secretaria general de la APAP, quien se referenció como representante de los manifestantes”, pero “buscó romper la paz social con diferentes acciones y actitudes ante el nulo acatamiento al paro propuesto por ese gremio”.

A la vez, la comuna argumentó: “los convenios de prestaciones con mutuales y gremios han sido rescindidos porque databan de mucho tiempo de antigüedad”.

Más adelante el comunicado hace referencia a personas inscriptas como monotributistas “que facturaban a la Cooperativa Kaiser sin ninguna relación directa contractual con este municipio”, hasta que en noviembre de 2019 la gestión de Omar Fernández intentó pasarlas a planta permanente “sin cumplir con los requisitos legales”.

Por esa razón, se fundamenta, esas personas fueron dadas de baja mediante un decreto de Osvaldo Maimo, conforme a las facultades que le competen.

Asimismo se indicó que similar actitud se adoptó con quienes revestían cargos políticos en la anterior gestión, los cuales “tienen abonada la liquidación final, pero no quieren notificarse”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico