El mensaje de uno de los dos asesinados habría sido clave para los investigadores

"Ayúdenme a matar un transa", habría sido el mensaje que Nicolás Cerrudo mandó a los cinco imputados por los crímenes de Héctor "Pato" López y Federico Lomeña. Se trata del joven que luego aparecería ahorcado en un pesunto suicidio.

Nicolás Cerrudo fue el primero en aparecer muerto. Fue un día después de brindar testimonio ante las autoridades judiciales en el marco de la investigación que había iniciado la Fiscalía de Puerto Madryn. Las autoridades aseguran que se quitó la vida, según informa diario Jornada.

El joven y un mensaje serían la clave para dar con los autores materiales de los crímenes de Héctor “Pato” López y Federico Lomeña, los jóvenes que fueron asesinados y enterrados en zonas rurales próximas a Puerto Madryn.

Cuando Cerrudo declaró todavía López estaba desaparecido y aún no se había registrado la ausencia de Lomeña. Ahora hay cinco personas detenidas e imputadas por el doble crimen y el caso podría pasar a la Justicia Federal a raíz que el hecho se habría originado por una deuda vinculada al narcotráfico.

«Ayudenme a matar un transa”. Ese fue el mensaje de Nicolás Cerrudo a su grupo de amigos, quienes se encuentran imputados por los crímenes de Héctor López y Federico Lomeña, según informó ayer la fiscalía portuaria. También les pedía que le compren cal y nafta. En las respuestas, sus amigos le pedían “faso” a cambio de comprar cemento.

López y Lomeña fueron encontrados asesinados y sus cuerpos enterrados en las zonas de El Doradillo y Playa Paraná. Les habían tirado cal. Y el auto de López había sido limpiado con nafta.

Anteanoche se realizó la audiencia de apertura de investigación y control de detención para los cinco detenidos: Se trata de Aaron Sepúlveda, Genaro Carrizo, Giulio De Cecco, Nalib Zajur y B.B. (16 años). Los jóvenes quedaron detenidos en prisión preventiva según lo dispuso la jueza Stella Eizmendi.

Los fiscales Silvana Salazar y Jorge Bugueño, junto a los funcionarios Ismael Cerda y Romina Carrizo, formularon la imputación por la coautoría del “doble homicidio agravado por concurso premeditado de dos o más personas y ensañamiento”. «En caso de recaer condena la pena única por este delito es de prisión perpetua», indicó Bugueño.

Cerrudo, quien declaró ante la policía y aportó elementos a la causa, habría decidido quitarse la vida. En la carta que escribió a sus familiares sostuvo que se había implicado en una situación que ponía en peligro su seguridad. «Esto nos pasa por jugar con fuego», sostuvo. Para los fiscales, el joven participó de los homicidios. Lo que nada se dijo aún es si hay indicios de para quién trabajaba Cerrudo, descartando que se trate del jefe de alguna banda de narcotraficantes.

La hipótesis de los fiscales es que el caso está vinculado a deudas por estupefacientes. En la audiencia pidieron que el caso sea enviado a la Justicia Federal. En la posición coincidió la defensora oficial Natalia Murillo. La jueza Eizmendi deberá resolver la cuestión.

“Era una deuda importante. Se encontraron en una situación que los superó. El desarrollo de los hechos está vinculados a deudas económicas vinculadas al narcotráfico”, sostuvo el funcionario Cerda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico