El preso obeso podrá salir a realizar actividad física con custodia policial

La jueza Patricia Asaro autorizó ayer a que el detenido e imputado por un asesinato, Diego Arévalo, acceda al tratamiento médico para adelgazar mientras cumple prisión preventiva. Para ello, deberá ser trasladado a Trelew para realizar actividad física, pero bajo vigilancia y custodia permanente de la policía.

El pedido fue efectuado por la defensora pública de Puerto Madryn, Gladys del Balzo, quien argumentó sobre el problema de obesidad que padece su asistido Diego Matías Arévalo, quien cumple prisión preventiva por estar acusado del homicidio de Pedro Machao (41) ocurrido en enero de 2017.

La abogada pidió que su cliente pueda realizar ejercicios físicos dados la obesidad avanzada que padece “a fin de preservar su salud”. Dicha solicitud requirió la intervención del Cuerpo Médico Forense para corroborar los pedidos de la defensa, debido a que el fiscal jefe Daniel Báez se opuso por el riesgo de fuga.

Para ello, la defensora requirió que Arévalo pueda salir de la cárcel de Puerto Madryn y pueda comenzar con el tratamiento.

Según la decisión de la magistrada que analizó el caso, el imputado podrá ser trasladado desde Puerto Madryn a la alcaidía de Trelew para que pueda realizar actividad física y evitar que tenga “complicaciones cardiovasculares y metabólicas”, según sugirió el Cuerpo Médico Forense.

Pero los ejercicios los deberá realizar custodiado y vigilado por la policía para evitar que se fugue. En la resolución la jueza justificó que “los galenos (Daniel Cardarelli y Vanina Botta) han determinado que es recomendable continuar con el espacio psicoterapéutico, de actividad física y nutrición, por el impacto en la salud psicofísica del imputado, dado la obesidad grave que presenta”.

Por lo tanto, Asaro autorizó “que los días viernes se concentren ambas actividades, la psicológica y la de entrenamiento físico, bajo vigilancia y custodia permanente de personal policial. Ofíciese a la alcaidía policial, a fin que tome los recaudos correspondientes, tanto para el traslado como para cumplir con la custodia ordenada”, finaliza la resolución judicial.

Arévalo, de 27 años, está detenido acusado de ser autor del homicidio agravado en perjuicio de Machao. Esa tarde fatal, la víctima se encontraba bajo arresto domiciliario por su vinculación a una causa de asociación ilícita, fue ultimado de dos disparos en el pecho con un arma de fuego de alto poder.

Por el caso, Arévalo estuvo prófugo de la Justicia durante 4 meses hasta que fue detenido en mayo del año pasado en la localidad bonaerense de La Plata. Los fiscales tienen la presunción, de acuerdo a la hipótesis que llevarán a juicio, que Arévalo es “un sicario vinculado al tráfico de estupefacientes”, y sospechan que puede intentar fugarse debido a que la pena en expectativa en caso de ser condenado tiene un mínimo de 10 años de cárcel.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico