En 2024 se podrían beber los vinos made in Comodoro

"Pequeño Viñedo Felidor" es el emprendimiento de Mauricio Sánchez en Kilómetro 18. En 14 meses se podrá hacer el testeo de calidad de los vinos de la zona. 

Tres años. Ese es el tiempo que se estima para que el emprendimiento de Mauricio Sánchez brinde los primeros vinos propios de Comodoro Rivadavia. “Pequeño Viñedo Felidor” se encuentra en Kilómetro 18 y comenzó en 2020 como un proyecto familiar, contando con el asesoramiento del enólogo Darío González Maldonado.

“Si se hacen bien los deberes, en 14 meses podríamos estar sacando los primeros racimos para tener un testeo de la calidad de vinos de la zona. Y en tres años estoy seguro de que estaríamos en condiciones de sacar una buena cantidad de uvas para tener la primera producción”, explicó el vitivinicultor a El Patagónico.

Maldonado aseguró que Comodoro tiene las condiciones agrotemáticas perfectas para desarrollar estos proyectos, pero que se deben tener en cuenta tres cuestiones, una de ellas encontrar lugares protegidos del viento y con una buena proyección solar. Es por eso que Manantial Rosales es una zona con buen posicionamiento.

Las otras dos particularidades son el agua y la protección del viñedo. Según el enólogo, ningún animal puede ingresar al proyecto porque puede contaminar o arruinar la producción: “Nada puede ingresar al viñedo, tiene que estar bien cercado”.

Las cualidades que tiene Comodoro permiten disponer de un abanico de variedades de plantines vid. “Yo me animaría a poner algunos clones de Malbec, Cabernet Franc, Angellotta, Merlot y Pinot Noir en tinta. Y en variedades blancas tenemos más posibilidades. Lo importante es que son todas variedades de vinos finos que se manejan en un segmento de no menos de mil pesos la botella y hasta 5 mil pesos, dependiendo del packaging, la calidad del papel, el corcho y todos esos elementos que le dan un plus a la calidad al vino”, subrayó.

FUTURO PROMETEDOR

El emprendimiento de Sánchez es el primer paso para crear un polo de productores locales en busca de diversificar la matriz productiva en Chubut. “Tratamos de que se pueda incentivar a la mayor cantidad de familias con el objetivo de formar una gran masa de materia prima y generar una gran cantidad de vinos. Apuntamos a tener un sello de identidad que identifique esos vinos pero que todas tengan ese sello de calidad que diga ‘Origen Comodoro Rivadavia’. Queremos que se pueda vender en el mercado interno y ¿por qué no? exportar”, señaló.

“Si hay 100 pequeños productores, que cada uno aporte 200 botellas y ya contamos con 20 mil botellas que sirve para hacer una pequeña exportación. En los vinos chubutenses han puesto sus ojos alemanes y estadounidenses”, afirmó.

Para Maldonado, el dinero es un factor a tener en cuenta pero no un limitante. Todo depende del compromiso de los productores. Es por eso que valoró las condiciones que tiene Chubut para convertirse en una gran provincia vitivinícola.

“Chubut tiene condiciones para generar vinos de alta gama y por ende de alto valor agregado. Siempre tenemos que pensar que si vamos por volumen estamos muertos. Tenemos que ir por cantidades chiquitas pero de un gran valor agregado. No tenemos que inventar nada sino mirar lo que hicieron Río Negro y Neuquén”, consideró.

“Yo llegué en el 2000 para comenzar con los primeros viñedos en la comarca y año a año comenzaron nuevos emprendimientos. Hace cinco años empezaron los proyectos de viñedos traspatios o urbanos, que son módulos de 200 plantas y que ocupan un terreno de 300 metros cuadrados y son muy fáciles de desarrollar en cualquier sector”, aseveró.

Maldonado ha creado un grupo de WhatsApp con familias interesadas en comenzar con sus proyectos vitivinícolas. Los interesados en saber más pueden comunicarse al 2944702873 y pedir asesoramiento.

“La idea es enseñarles y darles herramientas pero todo depende del compromiso de las personas. Chubut tiene potencial para diversificar su matriz productiva”, manifestó el enólogo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico