En Sarmiento absolvieron a una mujer juzgada por robo

El juez Jorge Novarino, dictó sentencia absolutoria, en el marco del juicio oral y público realizado contra Natalia Elizabeth Pereyra, acusada por la fiscalía como presunta autora del delito de hurto calamitoso.

El magistrado, consideró que, por la escasez probatoria y falta de precisión, por parte del Ministerio Público Fiscal, corresponde aplicar el beneficio de la duda, en favor de la imputada.

Se debe recordar que la acusada, y su hermana Gisella Pereyra, fueron denunciadas por golpear a una mujer, durante la madrugada del 30 de diciembre de 2018, en la puerta de ingreso del pub nocturno "Elvis" en Sarmiento.

En este contexto, Natalia Pereyra, fue llevada ante un tribunal, por el delito de hurto. En tanto, su hermana, obtuvo el beneficio de una suspensión de juicio a prueba por el plazo de un año, respecto de su imputación por el delito de lesiones leves

En su fallo, el magistrado indicó que quien debe sostener, acreditar y desterrar toda duda razonable, es el Ministerio Público Fiscal, y ello no fue logrado por la parte acusadora

En este sentido, destacó que, de los testimonios escuchados en las audiencias, ninguno señaló directamente a Natalia Pereyra, como quien se apropió de la billetera. También sostuvo que, en la observación de las imágenes de video exhibidas en la audiencia, se ve a una persona- que no acreditó la acusadora de quién se trataba- que patea un elemento no identificado, hacia el lugar de la pelea, y tapado por un vehículo, no se sabe qué destino tuvo.

A ello, agregó que la fiscalía, tampoco pudo acreditar que las dos mujeres procesadas, estaban manipulando una billetera. En esta línea de análisis, afirmó que los investigadores, no lograron contrarrestar la probabilidad, de que ese objeto no fuera propiedad de alguna de las hermanas Pereyra.

Asimismo, refirió que lo reseñado por el Ministerio Público Fiscal, pueda ser verosímil, pero la escasez probatoria y la completa falta de precisión, en la utilización de esa evidencia, le impiden concretar con la acabada certeza - que se requiere para esta etapa- la convicción para tener por debidamente comprobados los hechos atribuidos a Natalia Pereyra.

En consecuencia, resolvió dictar la absolución de Natalia Pereyra por aplicación del beneficio de la duda.

El caso

El hecho denunciado se registró el 30 de diciembre de 2018, a las 05:45, en la puerta de ingreso al local bailable "Elvis". En esa ocasión, la víctima se dirigió hacia su automóvil a cerrar la puerta. Allí fue interceptada por Gisella Pereyra, quien le refirió " a vos te estaba buscando".

Según el relato de la denunciante, recibió golpes de puño en su rostro y luego cayó al piso. Allí continuó recibiendo golpes. Como consecuencia de las agresiones, la víctima sufrió lesiones de carácter leve.

En este marco, la joven agredida, señaló que, al caer al suelo, perdió una billetera. En su interior contenía dinero, una tarjeta social, la tarjeta de su D.N.I y un teléfono celular. Asimismo, sostuvo que pudo observar, cuando Natalia Pereyra, pateó la billetera para alejarla del lugar. A ello, agregó que la procesada habría colocado el elemento entre sus prendas.

Suspensión de juicio a prueba

En este acto judicial, también se abordó el pedido de aplicación del instituto de juicio a prueba, respecto de Gisella Pereyra, imputada por el delito de lesiones leves.

En la ocasión, las partes, manifestaron que se encontraban dados los requisitos legales exigidos para que la acusada pudiera acceder a este beneficio. En consecuencia, Novarino dispuso hacer lugar a la suspensión del juicio contra Gisella Pereyra, por el término de un año.

Asimismo, ordenó que la acusada, debe presentarse cada dos meses, ante el organismo de control correspondiente. También dictó una orden de prohibición de contacto (por todo medio) entre la imputada y la damnificada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico