Hicieron una fiesta clandestina y asistió hasta el comisario

Al festejo asistieron más de cien personas sin barbijo y no se respetó el aislamiento. El comisariom que participó activamente de la fiesta, fue desplazado.

La localidad de Chañar Ladeado, en Santa Fe, se vio envuelta en un escándalo por una multitudinaria fiesta clandestina en la que participaron alrededor de 150 personas, a la que asistió hasta el comisario del pueblo.

De acuerdo al relato de los vecinos, que no salían de su asombro por el escándalo que generaron los asistentes a la fiesta que supuestamente fue organizada por un delivery de bebidas, se violaron varias normas, que van desde la cuarentena, el descanso y a la moral, entre otras.

El dato que genera mayor malestar y que hace más polémica la fiesta clandestina -se desarrolló el domingo- es que la localidad de Chañar Ladeado, ubicada a 175 kilómetros al oeste de Rosario, es una de las más castigadas de esa región por el coronavirus, tanto en la cantidad de casos como en víctimas fatales.

A medida que los habitantes del barrio donde está ubicado el salón de fiestas donde se realizó el evento comenzaron a tomar dimensión del descontrol que había en el lugar fue creciendo su malestar. Fue en ese momento que varios comenzaron a llamar a la Comisaría 5ª de esa localidad para denunciar lo que estaba sucediendo, pero los llamados no eran atendidos o directamente les cortaban, de acuerdo a lo que manifestaron.

Personas sin barbijos ni respetando el distanciamiento social, además de estar amontonados en un mismo lugar, ruidos molestos, jóvenes corriendo picadas, borrachas por doquier, personas sin ropa y haciendo sus necesidades en las casas vecinas, y la música elevada, eran algunas de las causas que motivaban su intento de hacer la denuncia.

Con el correr de los minutos aumentaba la indignación entre los vecinos. Pero su sorpresa fue mayúscula cuando alguien notó, ya entrada la madrugada, que dentro de la fiesta estaba Víctor González, el titular de la comisaría del pueblo, según consignaron los portales Novedadesdelsur.com.ar y Ahoracasilda.com.ar

Lo que nadie pudo precisar con claridad es si el comisario estaba cumpliendo con su deber y ejerciendo funciones de seguridad junto a varios compañeros de la seccional o, si por el contrario, era uno de los invitados a la fiesta que estaba disfrutando del momento.

No obstante, y más allá de cuál haya sido el motivo de su presencia en ese lugar, lo cierto es que el comisario estaba en un lugar en el que entre otras normas estaban incumpliendo con el aislamiento social preventivo y obligatorio, además de la falta de tapabocas y no respetar el distanciamiento social, entre otras graves faltas.

Tras el malestar y la bronca inicial por la situación, los vecinos le habrían solicitado una reunión al presidente comunal, a quien le pedirían el traslado del comisario que estaba a cargo de la mencionada seccional, quien hasta hace poco tiempo contaba con buena relación con los chañareneses.

De acuerdo a lo que trascendió, las autoridades de la fuerza le inicaron un sumario al comisario, quien fue trasladado a otro lugar. Chañar Ladeado registra 261 casos confirmados de coronavirus desde el inicio de la pandemia, de acuerdo al último informe de la Dirección de Epidemiología de la provincia de Santa Fe. También reporta 18 casos de personas que fallecieron luego de haber contraído el virus.

Por su parte, el jefe comunal de ese pueblo, Matías Dichiara, aseguró que el local fue "clausurado" y que a raíz del hecho se reunió el Comité de Crisis, donde fueron escuchados los vecinos denunciantes. "En principio a nadie le molestó la música. Fue el comportamiento indebido de los jóvenes que al salir de la fiesta orinaron en las veredas de las casas vecinas", explicó Dichiara en declaraciones a Radio2-Rosario. Y agregó: "La gente está cansada de esta cuarentena. En los jóvenes se observa una rebeldía lógica, por lo que habría que rever las medidas de este aislamiento".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico